Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Quien vive y cree en mí
no morirá jamas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Segunda Tesalonicenses 3,6-17

Hermanos, os mandamos en nombre del Señor Jesucristo que os apartéis de todo hermano que viva desordenadamente y no según la tradición que de nosotros recibisteis. Ya sabéis vosotros cómo debéis imitarnos, pues estando entre vosotros no vivimos desordenadamente, ni comimos de balde el pan de nadie, sino que día y noche con fatiga y cansancio trabajamos para no ser una carga a ninguno de vosotros. No porque no tengamos derecho, sino por daros en nosotros un modelo que imitar. Además, cuando estábamos entre vosotros os mandábamos esto: Si alguno no quiere trabajar, que tampoco coma. Porque nos hemos enterado que hay entre vosotros algunos que viven desordenadamente, sin trabajar nada, pero metiéndose en todo. A ésos les mandamos y les exhortamos en el Señor Jesucristo a que trabajen con sosiego para comer su propio pan. Vosotros, hermanos, no os canséis de hacer el bien. Si alguno no obedece a lo que os decimos en esta carta, a ése señaladle y no tratéis con él, para que se avergüence. Pero no lo miréis como a enemigo, sino amonestadle como a hermano. Que El, el Señor de la paz, os conceda la paz siempre y en todos los órdenes. El Señor sea con todos vosotros. El saludo va de mi mano, Pablo. Esta es la firma en todas mis cartas; así escribo.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si tú crees, verás la gloria de Dios,
dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Pablo interviene ante los tesalonicenses para que eviten a aquellos que ponen en peligro la integridad de la fe y la unidad de la comunidad. Siente, en efecto, la responsabilidad grave de preservar la comunión en la Iglesia de los errores de aquellos que, obedeciendo a sus opiniones personales, se han convertido en siervos del Adversario. Estos deben ser alejados para que sean conscientes del mal que están haciendo y se arrepientan. Concretamente, Pablo afirma que todo cristiano debe llevar a cabo de buen grado su trabajo y señala a los holgazanes como desviados del Evangelio. Él mismo, durante su estancia en Tesalónica, había dado ejemplo: "Recordáis, hermanos, nuestros trabajos y fatigas. Trabajando día y noche, para no ser gravosos a ninguno de vosotros, os proclamamos el Evangelio de Dios" (1 Ts 2,9). En definitiva, parece decir Pablo, si había un lugar en el que había que evitar abusos de dicho tipo era precisamente Tesalónica, donde él mismo se había negado a ser sostenido por los fieles. El apóstol quería subrayar la importancia del trabajo como sostén para quien lo realiza y como ayuda para quien era más pobre y lo necesitaba. Pablo quería ser como todos; hoy diríamos como un laico, para poder dar testimonio con mayor eficacia del Evangelio. Predicando a los tesalonicenses, durante su estancia en la ciudad, ya había tenido ocasión de hablar del comportamiento frente al trabajo, hasta el punto que acuñó una especie de eslogan: "Si alguno no quiere trabajar, que tampoco coma". Era una medida drástica que quería ser educativa. Tal vez aquellos "holgazanes" se abandonaban a actitudes de fanatismo religioso que turbaban la vida de la comunidad, pretendiendo además que les sostuvieran. El apóstol interviene con energía: no quiere que la comunidad quebrante su unidad. Pide a los que no hacen nada que se arrepientan y que vuelvan a vivir en el orden de la comunidad, y a los demás que no se desanimen a hacer el bien. El discípulo sabe que el amor cristiano es gratuito y desinteresado. Y si alguien no acoge estas disposiciones, el apóstol pide que le reprendan. La comunidad no es una familia sin orden. Por eso hay que intervenir cuando es necesario, no para juzgar y condenar sino para corregir y edificar. A quien no obedece no hay que tratarle "como a enemigo" sino que hay que amonestarle "como a hermano". El Evangelio ha abolido la lógica del enemigo y ha instaurado la lógica de la corrección. Así es, por otra parte, como Dios se ha comportado con nosotros. A la comunidad no le es lícito en ningún caso superar los límites que ha puesto el amor de Dios.


16/06/2012
Vigilia del domingo


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri