Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Santiago 1,19-27

Tenedlo presente, hermanos míos queridos: Que cada uno sea diligente para escuchar y tardo para hablar, tardo para la ira. Porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios. Por eso, desechad toda inmundicia y abundancia de mal y recibid con docilidad la Palabra sembrada en vosotros, que es capaz de salvar vuestras almas. Poned por obra la Palabra y no os contentéis sólo con oírla, engañándoos a vosotros mismos. Porque si alguno se contenta con oír la Palabra sin ponerla por obra, ése se parece al que contempla su imagen en un espejo: se contempla, pero, en yéndose, se olvida de cómo es. En cambio el que considera atentamente la Ley perfecta de la libertad y se mantiene firme, no como oyente olvidadizo sino como cumplidor de ella, ése, practicándola, será feliz. Si alguno se cree religioso, pero no pone freno a su lengua, sino que engaña a su propio corazón, su religión es vana. La religión pura e intachable ante Dios Padre es ésta: visitar a los huérfanos y a las viudas en su tribulación y conservarse incontaminado del mundo.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El apóstol subraya el carácter decisivo de escuchar la Palabra de Dios, que tiene consecuencias incluso en nuestro modo de hablar. Quien escucha será tardo para hablar y tardo para la ira. Santiago continúa el razonamiento del episodio anterior poniendo de manifiesto que si escuchamos y hablamos reflexionando (eso significa "tardo para hablar"), lograremos dominar el instinto que lleva fácilmente a la ira. Esta, en efecto, muchas veces es consecuencia directa de la incapacidad de escuchar y de hablar tras haber reflexionado. Existe una relación directa entre la prontitud en escuchar a Dios y la responsabilidad al hablar con los demás: quien comprende la fuerza de la palabra sin duda está más atento a las palabras que pronuncia. ¿Por qué solo escuchamos? Muchas veces porque creemos que todo nos sirve solo a nosotros y la palabra termina muriendo en nuestro interior. O bien escuchamos, pero no con el corazón, de manera personal. El esfuerzo de poner en práctica la Palabra nos ayuda a entenderla mejor. ¿Acaso no es cierto que el Evangelio adquiere significado y profundidad -en definitiva, lo entendemos más- precisamente cuando lo vivimos y lo comunicamos a los demás? La palabra que no nace de un corazón iluminado por el Evangelio fácilmente perjudica a quienes la escuchan. Por eso se exhorta a frenar la lengua incluso a aquellos que creen ser piadosos. También Jesús advertía a los discípulos de que Dios iba a tener en cuenta toda palabra inútil que pronunciaran (cf. Mt 12,36). Santiago exhorta, pues, a acoger "con docilidad la palabra sembrada en vosotros". Se trata, efectivamente, de acoger en el corazón la Palabra de Dios para que pueda obrar sin los tropiezos de nuestro orgullo, de nuestra distracción y de nuestra frialdad. Y por eso Santiago aclara qué significa la acogida dócil del Evangelio: ser ejecutores de la palabra y no solo meros oyentes. Hay que escuchar y poner en práctica el Evangelio cada día. De hecho, quien escucha y olvida de inmediato es como aquel que se mira en un espejo y de repente no le queda nada de la imagen que ha visto. Es necesario leer las Escrituras con ojos espirituales, es decir, guiados por el Espíritu del Señor, para entender el sentido profundo que sugieren a nuestro corazón. La Palabra de Dios es el espejo de nuestra vida. No basta con mirarse un momento para luego olvidar, sino que tenemos que buscar nuestra imagen más verdadera y humana y reflejarnos siempre en ella. La verdadera fe, la religiosidad auténtica no consiste en la abstracción de los discursos, sino en la concreción del amor que se declina a partir de la ayuda a los huérfanos y a las viudas, manteniéndose "incontaminado", es decir libre del orgullo y del amor por sí mismo. En la sociedad de aquel tiempo había muchos huérfanos y viudas, que eran considerados entre los más pobres, como señalan los libros del Primer Testamento. Ellos son la imagen de los pobres. Santiago subraya que hay un nexo entre poner freno a la lengua y la preocupación por los pobres. Ambas cosas caracterizan a la religión verdadera. De hecho, quien no pone freno a su lengua y actúa instintivamente no es capaz ni siquiera de pararse ante la necesidad de los demás y vive pensando solo en sí mismo, defendiendo sus seguridades. Por eso la "religión pura", es decir la que pone en relación al hombre y a Dios, se hace realidad en un amor que no es abstracto, sino que se hace concreto con aquellos que más lo necesitan, es decir, los pobres.


21/06/2012
Oración por la Paz


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri