Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Santiago 2,14-26

¿De qué sirve, hermanos míos, que alguien diga: «Tengo fe», si no tiene obras? ¿Acaso podrá salvarle la fe? Si un hermano o una hermana están desnudos y carecen del sustento diario, y alguno de vosotros les dice: «Idos en paz, calentaos y hartaos», pero no les dais lo necesario para el cuerpo, ¿de qué sirve? Así también la fe, si no tiene obras, está realmente muerta. Y al contrario, alguno podrá decir: «¿Tú tienes fe?; pues yo tengo obras. Pruébame tu fe sin obras y yo te probaré por las obras mi fe. ¿Tú crees que hay un solo Dios? Haces bien. También los demonios lo creen y tiemblan. ¿Quieres saber tú, insensato, que la fe sin obras es estéril? Abraham nuestro padre ¿no alcanzó la justificación por las obras cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar? ¿Ves cómo la fe cooperaba con sus obras y, por las obras, la fe alcanzó su perfección? Y alcanzó pleno cumplimiento la Escritura que dice: Creyó Abraham en Dios y le fue reputado como justicia y fue llamado amigo de Dios.» Ya veis cómo el hombre es justificado por las obras y no por la fe solamente. Del mismo modo Rajab, la prostituta, ¿no quedó justificada por las obras dando hospedaje a los mensajeros y haciéndoles marchar por otro camino? Porque así como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

La fe es lo que salva, escribe Pablo: esta verdad libera al hombre de la soberbia de pretender la salvación, don gratuito de Dios. La fe, no obstante, debe vivificar toda la vida del discípulo, añade Santiago. No se trata en realidad de una contraposición, sino más bien de una aclaración. La fe, en efecto, libera necesariamente energías de bien. En ese sentido sin las obras está muerta. Además, Jesús decía: "No todo el que me diga: ‘Señor, Señor’, entrará en el Reino de los Cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre" (Mt 7,21). Santiago insiste, como ha hecho hasta ahora, en un cristianismo que a partir de la fe se convierte en acción, comportamiento, opción de vida. La tentación de hoy es vivir una fe sentimental, individualista, que no se mide con las decisiones de la vida, como si la fe fuera un problema de mi relación individual con Dios sin implicar mi modo de actuar. No puede existir una fe que no se haga vida y obras. El apóstol indica un ejemplo muy concreto, inequívoco, para ayudar a comprender su advertencia. A través del ejemplo del rechazo de ayudar a un hermano o una hermana necesitados, Santiago plantea la insensibilidad y la dureza del corazón de quien no se conmueve. Dicho comportamiento es una evidente traición del mandamiento fundamental del amor. Y aun así es lo que hacemos normalmente, contentándonos con nuestros sentimientos, vividos tal vez con gran emoción y participación personal, creyendo hacer lo debido por las buenas palabras que decimos y no por haber ayudado concretamente a quien pide algo. No basta con creer en abstracto ni tampoco es suficiente hacer determinadas cosas. La fe, por su naturaleza, proviene del amor y, por tanto, es fuente de cambio del corazón y de la vida. Es eficaz a ese respecto el ejemplo de los demonios, que creen en la existencia de Dios, pero no por eso pueden ser llamados creyentes. La fe lleva necesariamente a nuevos comportamientos, a nuevas manifestaciones de amor. Abrahán es el modelo del verdadero creyente: él escuchó con confianza lo que Dios le pedía y lo puso en práctica de inmediato y hasta el fondo. Su fe, que empezó con la plena confianza en la voluntad de Dios, se hizo perfecta en esta obra, lo que le valió la justificación. Lo mismo sucedió con Rajab, que decidió ponerse de parte del pueblo de Dios a pesar de ser extranjera y prostituta. Santiago concluye con una imagen más: del mismo modo que el cuerpo muerto es signo de la ausencia del alma, también la ausencia de las obras es signo de la falta de una fe viva. El juicio del fin de los tiempos, como se explica en el capítulo 25 del Evangelio de Mateo, explica de manera inequívoca las palabras de Santiago.


25/06/2012
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri