Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Santiago 3,1-12

No os hagáis maestros muchos de vosotros, hermanos míos, sabiendo que nosotros tendremos un juicio más severo, pues todos caemos muchas veces. Si alguno no cae hablando, es un hombre perfecto, capaz de poner freno a todo su cuerpo. Si ponemos a los caballos frenos en la boca para que nos obedezcan, dirigimos así todo su cuerpo. Mirad también las naves: aunque sean grandes y vientos impetuosos las empujen, son dirigidas por un pequeño timón adonde la voluntad del piloto quiere. Así también la lengua es un miembro pequeño y puede gloriarse de grandes cosas. Mirad qué pequeño fuego abrasa un bosque tan grande. Y la lengua es fuego, es un mundo de iniquidad; la lengua, que es uno de nuestros miembros, contamina todo el cuerpo y, encendida por la gehenna, prende fuego a la rueda de la vida desde sus comienzos. Toda clase de fieras, aves, reptiles y animales marinos pueden ser domados y de hecho han sido domados por el hombre; en cambio ningún hombre ha podido domar la lengua; es un mal turbulento; está llena de veneno mortífero. Con ella bendecimos al Señor y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, hechos a imagen de Dios; de una misma boca proceden la bendición y la maldición. Esto, hermanos míos, no debe ser así. ¿Acaso la fuente mana por el mismo caño agua dulce y amarga? ¿Acaso, hermanos míos, puede la higuera producir aceitunas y la vid higos? Tampoco el agua salada puede producir agua dulce.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Santiago, que tiene un sentido sagrado de la Palabra de Dios, enseña a tener igualmente un gran respeto por las palabras humanas. Además, Dios mismo decidió transmitir su Palabra a través de palabras humanas. Existe un estrecho vínculo entre hacerse maestro y no saber poner freno a la lengua. La humildad y el servicio nos ayudan a encontrar una consideración verdadera de nosotros mismos y a utilizar las palabras para amar y no para dividir. Las palabras -como escribe Santiago- son como el timón que guía la navegación en el mar o como una chispa de fuego que logra encender la vida. La fuerza de la palabra reside en el hecho de que manifiesta el corazón del hombre, es decir, lo que cada persona tiene en lo más profundo de sí misma, tanto para bien como para mal. Jesús mismo advirtió que del corazón nacen "fornicaciones, robos, asesinatos, adulterios, avaricias, maldades" y todo pensamiento y propósito malvado (Mc 7,21-22). La lengua es el espejo del corazón y requiere una gran disciplina interior: es difícil domar la lengua y dirigir su fuerza. Lo que pasa por el corazón sucede también con la lengua: está más predispuesta a complacer y a acusar a los demás que a construir la fraternidad entre los hombres. Sorprende el poder destructor que Santiago atribuye a la lengua, que es como el fuego e incluso "el mundo del mal", difícil de dominar. A menudo no pensamos en el poder de destrucción y de división que puede tener nuestro hablar si hablamos mal de los demás, si juzgamos sin misericordia, si damos crédito a opiniones y prejuicios sobre los demás, si hablamos con prepotencia, si discutimos, si levantamos la voz para afirmarnos a nosotros mismos. A menudo la lengua divide inexorablemente sin que nos demos cuenta. Eso sucede en la sociedad, pero también en la Iglesia y en nuestras comunidades. A veces con la lengua "bendecimos al Señor y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, hechos a imagen de Dios". Santiago exhorta a ser sobrio, a no hablar mucho y a no querer hacer de maestro, una lección que deberíamos aprender escrupulosamente. Y debemos acoger la Palabra del Señor y la predicación del Evangelio porque purifican el corazón y hacen que nuestras palabras den más fruto. Un corazón, y por tanto una lengua no animada por la Palabra de Dios, se obedece solo a sí misma, divide y destruye: es como una fuente de la que brota agua mala. Es una sabiduría que Santiago continúa sugiriendo también a cada uno de nosotros para que nuestro hablar esté lleno de amor.


26/06/2012
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
NOV
27
Domingo 27 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
28
Lunes 28 de noviembre
Memoria de los pobres
NOV
29
Martes 29 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
30
Miércoles 30 de noviembre
Memoria de los apóstoles
DIC
1
Jueves 1 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
2
Viernes 2 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
3
Sábado 3 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo