Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Santiago 5,1-6

Ahora bien, vosotros, ricos, llorad y dad alaridos por las desgracias que están para caer sobre vosotros. Vuestra riqueza está podrida y vuestros vestidos están apolillados; vuestro oro y vuestra plata están tomados de herrumbre y su herrumbre será testimonio contra vosotros y devorará vuestras carnes como fuego. Habéis acumulado riquezas en estos días que son los últimos. Mirad; el salario que no habéis pagado a los obreros que segaron vuestros campos está gritando; y los gritos de los segadores han llegado a los oídos del Señor de los ejércitos. Habéis vivido sobre la tierra regaladamente y os habéis entregado a los placeres; habéis hartado vuestros corazones en el día de la matanza. Condenasteis y matasteis al justo; él no os resiste.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Santiago parece retomar las advertencias que Jesús dirige a los ricos y a aquellos que viven de manera disoluta: las riquezas no solo se echan a perder por la herrumbre de la vida y quedan destruidas por el fuego de la muerte, sino que ni siquiera son capaces de dar la felicidad a quien las posee. Además, en los evangelios se suele leer que la felicidad no depende de los bienes que se poseen sino del amor que uno tiene por el Señor y por los hermanos. Y Santiago advierte a quien olvide la urgencia de la conversión del corazón que los "días que son los últimos" ya empezaron con la resurrección de Jesús. El juicio de Dios, pues, ya está presente y afecta a todo cristiano, es más, a todo hombre, desde ahora mismo. La riqueza está asociada claramente a la injusticia, a la explotación. El apóstol invita, de manera fuerte y directa, a acumular tesoros en el cielo, los tesoros que están asociados a los demás y no están dominados por la lógica de poseer. Es una invitación a no caer en la dictadura del materialismo, que convierte a todos en esclavos del dinero y de la riqueza, y por la que uno está dispuesto a todo, pisoteando incluso a los demás, sobre todo a los pobres. El criterio que utiliza Dios invierte toda medida mundanal, como leemos en el Magnificat, cuando María canta: "Derribó a los potentados de sus tronos y exaltó a lo humildes. A los hambrientos colmó de bienes y despidió a los ricos con las manos vacías". La invitación de Santiago a "llorar" y a "dar alaridos" es una exhortación para que nos convirtamos a Dios y llevemos una vida más justa y más generosa. Estas palabras se dirigen a todos: Santiago, como los profetas del Primer Testamento, desde Amós hasta Isaías, tiene presente ante sus ojos las injusticias y las violencias que se abaten sobre los pobres y reacciona con extrema dureza afirmando que toda injusticia será castigada por el Señor que escucha el grito de los pobres y de los oprimidos. El Señor reclama justicia en un mundo en el que los ricos viven para ellos mismos y dejan morir a los pobres en medio de la indiferencia. Él bajará a defenderles y condenará a los ricos y a los opresores, afirma toda la Escritura. Todos, especialmente los discípulos de Jesús, son llamados a ayudar a aquellos que más sufren por las injusticias de la vida; la indiferencia significa complicidad con los injustos y los violentos.


04/07/2012
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
FEB
19
Domingo 19 de febrero
Liturgia del domingo
FEB
20
Lunes 20 de febrero
Oración por la Paz
FEB
21
Martes 21 de febrero
Memoria de la Madre del Señor
FEB
22
Miércoles 22 de febrero
Memoria de los apóstoles
FEB
23
Jueves 23 de febrero
Memoria de la Iglesia
FEB
24
Viernes 24 de febrero
Memoria de Jesús crucificado
FEB
25
Sábado 25 de febrero
Vigilia del domingo
FEB
26
Domingo 26 de febrero
Liturgia del domingo