Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Santiago 5,7-11

Tened, pues, paciencia, hermanos, hasta la Venida del Señor. Mirad: el labrador espera el fruto precioso de la tierra aguardándolo con paciencia hasta recibir las lluvias tempranas y tardías. Tened también vosotros paciencia; fortaleced vuestros corazones porque la Venida del Señor está cerca. No os quejéis, hermanos, unos de otros para no ser juzgados; mirad que el Juez está ya a las puertas. Tomad, hermanos, como modelo de sufrimiento y de paciencia a los profetas, que hablaron en nombre del Señor. Mirad cómo proclamamos felices a los que sufrieron con paciencia. Habéis oído la paciencia de Job en el sufrimiento y sabéis el final que el Señor le dio; porque el Señor es compasivo y misericordioso.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Santiago sabe bien que los cristianos deben prepararse para recibir al Señor que viene, y que hay que hacerlo con atención, pues nadie conoce el momento y el modo en el que vendrá el Señor. Sin embargo, hay dos cosas seguras: el momento de su venida está cerca y es un momento decisivo para la salvación de cada uno. Constancia y paciencia no significan resignación, tiempo perdido, impotencia, sino que son la verdadera fuerza de los cristianos, de aquellos que hacen frente al mundo confiando en una fuerza que supera nuestra pequeñez y que hace completa nuestra esperanza. Santiago compara la impaciencia por el retraso con la impaciencia que nace del corazón del campesino que no ve rápidamente el fruto de su trabajo. El discípulo de Jesús no se deja sorprender por sus pensamientos, y espera el día del Señor con paciencia, orando, trabajando, sirviendo a los más pobres y escuchando cada día la Palabra del Señor, es decir, recibiendo "las lluvias tempranas y tardías". La impaciencia, que en el fondo es buscar la satisfacción de uno mismo, provoca murmuraciones y lleva a discordias en la comunidad de creyentes. En la impaciencia es fácil tomarla con los demás, lamentarse, como si la culpa de no ver los frutos fuera de los demás. El discípulo, en cambio, es paciente porque pone toda su confianza en el Señor, incluso en los momentos difíciles de la vida. Santiago invita a fijarse en los profetas que han dado testimonio del amor de Dios entre los hombres, y cita explícitamente a Job, que sufrió duras pruebas durante su vida pero depositó toda su confianza en Dios y no solo obtuvo la gracia de encontrarlo sino que recibió como premio el doble de cuanto había perdido (Jb 42,11ss). El Señor da su recompensa en la vida presente y en la futura, como Jesús mismo le contestó a Pedro que le preguntaba qué iba a pasarle a él y a los demás que lo habían dejado todo: recibiréis el ciento por uno en esta vida, junto a las persecuciones, y en el futuro, la vida eterna. Los creyentes saben que eso es posible "porque el Señor es compasivo y misericordioso".


05/07/2012
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri