Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de san Benito (+547), padre de los monjes de Occidente, a los que guía con la regla que lleva su nombre.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Primera Pedro 1,22-25; 2,1-3

Habéis purificado vuestras almas, obedeciendo a la verdad, para amaros los unos a los otros sinceramente como hermanos. Amaos intensamente unos a otros con corazón puro, pues habéis sido reengendrados de un germen no corruptible, sino incorruptible, por medio de la Palabra de Dios viva y permanente. Pues toda carne es como hierba y todo su esplendor como flor de hierba; se seca la hierba y cae la flor; pero la Palabra del Señor permanece eternamente. Y esta es la Palabra: la Buena Nueva anunciada a vosotros. Rechazad, por tanto, toda malicia y todo engaño, hipocresías, envidias y toda clase de maledicencias. Como niños recién nacidos, desead la leche espiritual pura, a fin de que, por ella, crezcáis para la salvación, si es que habéis gustado que el Señor es bueno.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El apóstol Pedro, con una cuarta exhortación, invita a los discípulos a "obedecer a la verdad", es decir a una "obediencia verdadera" al Evangelio, "sin añadiduras", como decía Francisco de Asís. Esta obediencia, sustancialmente, se concreta en el amor mutuo, en el nacimiento de una comunidad formada, precisamente, por hermanas y hermanos que se aman unos a otros. El amor fraterno no es una cuestión de carácter, es el fruto de escuchar el Evangelio. Así como de la ley del Sinaí nació el pueblo de Israel, ahora del Evangelio empieza el nuevo pueblo de los discípulos de Jesús. Por eso el apóstol dice: "habéis sido reengendrados de un germen no corruptible, sino incorruptible, por medio de la palabra de Dios viva y permanente". La Palabra de Dios, efectivamente, es aquella "semilla incorruptible" que depositada en el corazón de los creyentes los regenera a una vida nueva haciendo de ellos una comunidad de hermanos. Conscientes de la fragilidad de la condición humana nosotros confiamos en ella como la roca en la que afianzar nuestra vida. Esta Palabra es eficaz y no merma: "permanece eternamente", recuerda Pedro. De ella brota la fuerza que hace que los discípulos sean capaces de amarse unos a otros, y ella los sostiene y los mantiene en una fraternidad duradera. El autor presenta la vida cristiana como un nuevo nacimiento, fruto de la Palabra de Dios, que es también la leche de la que se alimenta para poder crecer. Los cristianos deben alimentarse continuamente de su leche materna. El apóstol, comparando el nuevo pueblo a una familia, exhorta a los discípulos a vivir como hijos recién nacidos, es decir, como niños que se abandonan confiadamente a las manos de la madre, la Iglesia. La discipulanza indispensable al Evangelio hace que los cristianos sean siempre hijos de la Iglesia, podríamos decir, y por tanto, siempre niños, es decir, siempre necesitados de esta madre buena y atenta que es la Iglesia. El alimento espiritual transforma el individuo que somos en un "nosotros", el nosotros de la Iglesia, que libra del individualismo al que nos acostumbra el mundo. Tal vez a partir de estas palabras de Pedro san Agustín tomó la imagen del creyente enviado a leer las escrituras en el regazo de la madre Iglesia. Así podemos crecer y fortalecernos en el amor. Y del amor evangélico brota la fuerza para abandonar toda malicia, envidia y maledicencia, que son retazos de la mentalidad malvada de este mundo.


11/07/2012
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri