Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Fiesta de María del Monte Carmelo.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Primera Pedro 3,1-7

Igualmente, vosotras, mujeres, sed sumisas a vuestros maridos para que, si incluso algunos no creen en la Palabra, sean ganados no por las palabras sino por la conducta de sus mujeres, al considerar vuestra conducta casta y respetuosa. Que vuestro adorno no esté en el exterior, en peinados, joyas y modas, sino en lo oculto del corazón, en la incorruptibilidad de un alma dulce y serena: esto es precioso ante Dios. Así se adornaban en otro tiempo las santas mujeres que esperaban en Dios, siendo sumisas a sus maridos; así obedeció Sara a Abraham, llamándole Señor. De ella os hacéis hijas cuando obráis bien, sin tener ningún temor. De igual manera vosotros, maridos, en la vida común sed comprensivos con la mujer que es un ser más frágil, tributándoles honor como coherederas que son también de la gracia de Vida, para que vuestras oraciones no encuentren obstáculo.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El apóstol Pedro, tras haberse dirigido a los siervos, se dirige ahora a las mujeres. La realidad social de aquella época era una realidad social especialmente débil, aunque el apóstol escribe a mujeres acaudaladas que saben elegir vestidos y adornos (3,3). De todos modos, su situación era débil: según el ordenamiento social las mujeres estaban sujetas en todo a la autoridad del jefe de familia y no desempeñaban ningún papel activo en la sociedad. Pero justamente eso hacía que estuvieran más cerca de Cristo. En las Escrituras encontramos aquella singular "ley bíblica" según la cual el Señor tiene un amor privilegiado por los débiles. Por eso, al igual que los siervos, también las mujeres acudían a los responsables de la comunidad con la carga de sus dolores. El apóstol no las exhorta a resignarse, al contrario, las anima a influir sobre sus maridos con una conducta cristiana ejemplar; de ese modo lograrán tocar el corazón de sus maridos y podrán llevarles hacia Jesús (probablemente se trataba de matrimonios mixtos, en los que la mujer era cristiana y el marido todavía era pagano; en cualquier caso, la exhortación se puede ampliar y se puede aplicar también al marido hacia su esposa). Una conducta casta, irreprensible y pura, convence incluso a los hombres más endurecidos a doblarse al Señor. Pedro las exhorta, pues, a adornarse sobre todo interiormente para poder atraer a los hombres hacia la vida evangélica. Encaja perfectamente la exhortación de Pedro en un mundo como el nuestro, en el que se presta atención y se exalta a menudo la belleza exterior, pero muy poco la interior. Esta atención por la "belleza interior" recalca la exhortación de Jesús a los discípulos: "aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas" (Mt 11,29). La humildad y la dulzura son un adorno precioso y hacen atractiva la santidad, como pasó con las santas mujeres del Primer Testamento. Pedro recuerda a Sara, que obedecía en todo a Abrahán y la propone como modelo de las mujeres cristianas hasta el punto de pedirles que se hagan sus "hijas", sus imitadoras. Todo eso, sin embargo, debe producirse "sin tener ningún temor", es decir, con plena dignidad. Son palabras que resuenan todavía hoy con toda su fuerza sobre todo allí donde la opresión de las mujeres responde a una mentalidad machista consolidada. Pedro no deja de pedir a los maridos que tengan comprensión por sus esposas reconociendo el gran valor que ellas tienen a ojos de Dios. No solo deben respetarlas sino que deben también honrarlas porque son coherederas del mismo reino. La exhortación, además, quiere favorecer la oración común de los cónyuges, obviamente si ambos son cristianos, oración que se presenta como apoyo de su unión.


16/07/2012
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri