Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Primera Pedro 3,18-22

Pues también Cristo, para llevarnos a Dios, murió una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, muerto en la carne, vivificado en el espíritu. En el espíritu fue también a predicar a los espíritus encarcelados, en otro tiempo incrédulos, cuando les esperaba la paciencia de Dios, en los días en que Noé construía el Arca, en la que unos pocos, es decir ocho personas, fueron salvados a través del agua; a ésta corresponde ahora el bautismo que os salva y que no consiste en quitar la suciedad del cuerpo, sino en pedir a Dios una buena conciencia por medio de la Resurrección de Jesucristo, que, habiendo ido al cielo, está a la diestra de Dios, y le están sometidos los Ángeles, las Dominaciones y las Potestades.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El apóstol recuerda el ejemplo de Cristo, que vino al mundo no para condenar a los pecadores sino para salvar a todos del mal. La apologética no es tanto defenderse a uno mismo o una doctrina, sino más bien querer salvar a todos del pecado y de la mentira. Por eso la vida del discípulo debe imitar la de Jesús, que nunca dejó de trabajar para la salvación de los pecadores. Ni siquiera muerto, se podría decir, Jesús dejó la misión de salvar a quien estaba perdido. El apóstol Pedro nos recuerda la predicación de Jesús en los infiernos, es decir la comunicación del Evangelio a los que habían muerto para liberarles de aquella cárcel. Una hermosa tradición que la Iglesia ortodoxa mantiene con gran devoción afirma que el Sábado Santo Jesús no se quedó en el sepulcro, sino que bajó a los infiernos para llamar a todos los justos del Primer Testamento, empezando por Adán. Y se los llevó a todos con él hasta su reino. Jesús es el Salvador de toda la humanidad, incluso de aquellos que lo precedieron en esta tierra. En su bondad infinita viene a liberar de la cárcel de la muerte, él que compartió con nosotros la muerte. En el bautismo nosotros ya participamos de esta salvación, que podremos alcanzar cuando el Reino llegue a su cumplimiento. El descenso a los infiernos de Jesús nos recuerda a nosotros, discípulos de hoy, que debemos bajar a los muchos infiernos de este mundo para liberar a las innumerables víctimas de la maldad de los hombres: pensemos en los enfermos solos, en aquellos que mueren de hambre, en las víctimas de toda violencia, en los condenados a muerte, en los ancianos abandonados en los centros para enfermos crónicos, en los enfermos de sida, en los niños explotados y violados, en todos aquellos que se ven privados de esperanza y de futuro. Hace falta que la buena noticia del amor de Dios sea llevada a aquellos infiernos que existen en muchos países de este mundo nuestro contemporáneo. De ese modo daremos razón de la esperanza que hay en nosotros; nosotros que recibimos primero la buena noticia del Evangelio cuando éramos pecadores.


19/07/2012
Oración por la Paz


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri