Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Primera Juan 2,12-17

Os escribo a vosotros, hijos míos,
porque se os han perdonado los pecados
por su nombre. Os escribo a vosotros, padres,
porque conocéis al que es desde el principio.
Os escribo a vosotros, jóvenes,
porque habéis vencido al Maligno. Os he escrito a vosotros, hijos míos,
porque conocéis al Padre,
Os he escrito, padres,
porque conocéis al que es desde el principio.
Os he escrito, jóvenes,
porque sois fuertes
y la Palabra de Dios permanece en vosotros
y habéis vencido al Maligno. No améis al mundo
ni lo que hay en el mundo.
Si alguien ama al mundo,
el amor del Padre no está en él. Puesto que todo lo que hay en el mundo
- la concupiscencia de la carne,
la concupiscencia de los ojos
y la jactancia de las riquezas -
no viene del Padre, sino del mundo. El mundo y sus concupiscencias pasan;
pero quien cumple la voluntad de Dios
permanece para siempre.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El apóstol, con una solemne triple alocución, se dirige a todos los creyentes. Les llama "hijos míos" porque él los engendró en la fe, pero también "padres" porque a su vez ellos mismos deben engendrar nuevos creyentes en la Iglesia, y también "jóvenes", es decir, fuertes, porque haciendo permanecer en ellos la Palabra de Dios han vencido el poder del maligno. Juan invita a los creyentes a no amar el mundo ni las cosas del mundo porque de ese modo se alejarían del amor de Dios. El mundo, en el lenguaje juánico, no indica simplemente la creación sino la realidad terrenal en cuanto sometida al poder del maligno (cfr. Jn 12,31) y, por tanto, opuesta al reino de Dios que es reino de amor y de paz. Resuena aquí la oposición planteada por Jesús: "Nadie puede servir a dos señores; porque aborrecerá a uno y amará al otro; o bien se entregará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y al Dinero" (Mt 6,24). El "mundo" en este sentido se opone y crea obstáculos a los discípulos, así como al mismo Jesús. Ya en el prólogo del Evangelio de Juan están asociados "el mundo" y "las tinieblas", mientras que Jesús es la luz que viene al mundo. El creyente debe estar atento a no dejarse arrastrar por el poder del maligno que arraiga en el corazón a través de la concupiscencia de la carne que inexorablemente tiende a hacer el mal. El apóstol Pablo escribe a los gálatas: "Proceded según el Espíritu, y no deis satisfacción a las apetencias de la carne. Pues la carne tiene apetencias contrarias al espíritu, y el espíritu contrarias a la carne" (Ga 5,16-17). Juan lo ejemplifica escribiendo que la concupiscencia de la carne se manifiesta en la "concupiscencia de los ojos y la jactancia de las riquezas". Quien se deja guiar por estos instintos se aleja de Dios y es arrastrado por la caducidad del mundo. Pero el mundo pasa, recuerda Juan, como recordaba también Pablo a los corintios: "La representación de este mundo pasa" (1 Co 7,31). Quien hace la voluntad de Dios, en cambio, "permanece para siempre".


08/08/2012
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
ENE
15
Domingo 15 de enero
Liturgia del domingo
ENE
16
Lunes 16 de enero
Oración por la Paz
ENE
17
Martes 17 de enero
Memoria de la Madre del Señor
ENE
18
Miércoles 18 de enero
Memoria de los santos y de los profetas
ENE
19
Jueves 19 de enero
Memoria de la Iglesia
ENE
20
Viernes 20 de enero
Memoria de Jesús crucificado
ENE
21
Sábado 21 de enero
Vigilia del domingo
ENE
22
Domingo 22 de enero
Liturgia del domingo