Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Memoria di san Gregorio Magno (540-604), papa e dottoreRecuerdo de san Gregorio Magno (540-604), papa y doctor de la Iglesia.
della Chiesa.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Judas 1,8-16

Igualmente éstos, a pesar de todo, alucinados en sus delirios, manchan la carne, desprecian al Señorío e injurian a las Glorias. En cambio el arcángel Miguel, cuando altercaba con el diablo disputándose el cuerpo de Moisés, no se atrevió a pronunciar contra él juicio injurioso, sino que dijo: «Que te castigue el Señor». Pero éstos injurian lo que ignoran y se corrompen en las cosas que, como animales irracionales, conocen por instinto. ¡Ay de ellos!, porque se han ido por el camino de Caín, y por un salario se han abandonado al descarrío de Balaam, y han perecido en la rebelión de Coré. Estos son una mancha cuando banquetean desvergonzadamente en vuestros ágapes y se apacientan a sí mismos; son nubes sin agua zarandeadas por el viento, árboles de otoño sin frutos, dos veces muertos, arrancados de raíz; son olas salvajes del mar, que echan la espuma de su propia vergüenza, estrellas errantes a quienes está reservada la oscuridad de las tinieblas para siempre. Henoc, el séptimo después de Adán, profetizó ya sobre ellos: «Mirad, el Señor ha venido con sus santas miríadas para realizar el juicio contra todos y dejar convictos a todos los impíos de todas las obras de impiedad que realizaron y de todas las palabras duras que hablaron contra él los pecadores impíos.» Estos son unos murmuradores, descontentos de su suerte, que viven según sus pasiones, cuya boca dice palabras altisonantes, que adulan por interés.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El apóstol continúa su epístola mostrando la peligrosidad de los falsos maestros. Son falsos maestros entre otras cosas porque son adivinos y soñadores. Es decir, no tienen el sueño de Dios sino que afirman sus propios sueños, sus propias expectativas. Y todos debemos estar atentos porque también nosotros fácilmente damos preferencia a nuestros sueños y a nuestras ideas más que al sueño del Señor. El orgullo es un enemigo fuerte y sutil porque inocula en nuestra mente una alta consideración de nosotros mismos y de nuestra sabiduría. ¡Cuántas veces nos sentimos tozudamente seguros de nosotros mismos, o pensamos que somos los mejores maestros para nuestra vida! El apóstol advierte de que el arcángel Miguel, que había sido llamado a defender Israel de los ataques el enemigo, cuando tuvo que ayudar a Moisés contra el diablo, se guardó de airear su orgullo y conminó condenas. Dejó para Dios el juicio y el poder sobre la vida. Solo el Señor ama plenamente y salva de la perdición. Quien quiere imponer sus ideas que llevan a la división de la comunidad sigue el camino de Caín, advierte con gravedad el apóstol. Y el camino de Caín es el de la envidia por su hermano Abel. La envidia se transforma en odio y el odio en decisión homicida. Pero todos ellos perecerán como Coré y los que se rebelaron contra Moisés y Aarón. El apóstol quiere combatir, y duramente, todo intento de subvertir el orden de la comunidad. Solo el Señor, y nadie más, ha hecho suyos pagando un caro precio a los creyentes sustrayéndolos del poder de los señores de este mundo. Existe una ansia de libertad en esta epístola que se ve también en la dureza del tono que se utiliza contra los falsos maestros. Es una enseñanza que debemos mantener con atención y sobre todo debemos vivir, dejando prevalecer el amor a toda costa.


03/09/2012
Oración por los enfermos


Agenda de la semana
NOV
27
Domingo 27 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
28
Lunes 28 de noviembre
Memoria de los pobres
NOV
29
Martes 29 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
30
Miércoles 30 de noviembre
Memoria de los apóstoles
DIC
1
Jueves 1 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
2
Viernes 2 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
3
Sábado 3 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo