Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

2Crónicas 14,1-14

Asá hizo lo que era bueno y recto a los ojos de Yahveh su Dios. Suprimió los altares del culto extranjero y los altos; rompió las estelas, abatió los cipos, y mandó a Judá que buscase a Yahveh, el Dios de sus padres, y cumpliese la ley y los mandamientos. Hizo desaparecer de todas las ciudades de Judá los altos y los altares de incienso; y el reino estuvo en paz bajo su reinado. Edificó ciudades fuertes en Judá, porque el país estaba en paz, y no hubo guerra contra él por aquellos años; pues Yahveh le había dado tranquilidad. Dijo a Judá: "Edifiquemos estas ciudades, y cerquémoslas de murallas, torres, puertas y barras, mientras el país esté a nuestra disposición; pues hemos buscado a Yahveh, nuestro Dios, y por haberle buscado, él nos ha dado paz por todas partes." Edificaron, pues y prosperaron. Asá tenía un ejército de 300.000 hombres de Judá, que llevaban pavés y lanza, y 280.000 de Benjamín, que llevaban escudo y eran arqueros; todos ellos esforzados guerreros. Salió contra ellos Zéraj el etíope, con un ejército de un millón de hombres y trescientos carros, y llegó hasta Maresá. Salió Asá contra él y se pusieron en orden de batalla en el valle de Sefatá, junto a Maresá. Asá invocó a Yahveh su Dios, y dijo: "¡Oh Yahveh, sólo tú puedes ayudar entre el poderoso y el desvalido! ¡Ayúdanos, pues, Yahveh, Dios nuestro, porque en ti nos apoyamos y en tu nombre marchamos contra esta inmensa muchedumbre! ¡Yahveh, tú eres nuestro Dios! ¡No prevalezca contra ti hombre alguno!" Yahveh derrotó a los etíopes ante Asá y Judá; y los etíopes se pusieron en fuga. Asá y la gente que con él estaba los persiguieron hasta Guerar; y cayeron de los etíopes hasta no quedar uno vivo, pues fueron destrozados delante de Yahveh y su campamento; y se recogió un botín inmenso. Batieron todas las ciudades de los alrededores de Guerar, porque el terror de Yahveh cayó sobre ellas; y saquearon todas las ciudades, pues había en ellas gran botín. Asimismo atacaron las majadas y capturaron gran cantidad de ovejas y camellos. Después se volvieron a Jerusalén.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Cronista, en los capítulos 14-16, narra la historia de Asá, presentado como un rey fiel al Señor y a su ley. Es el primero de los cuatro reyes reformadores que han restaurado y purificado el culto en Judá. Los otros son Josafat, Ezequías y Josías. Los contenidos de esta reforma están ya en el libro primero de los Reyes (15,12-15), aunque sean reelaborados y ampliados considerablemente. Asá no sólo hace quitar los altares y las estelas de los dioses extranjeros, sobre todo, exhorta a Judá a "que buscase a Yahvé" (v. 3). El Dios de los Padres es el único Señor. Por esto eran destruidos todos los demás ídolos. Dicho primado religioso permite al pueblo de Judá saborear la paz no sólo como ausencia de guerra sino como participación en la vida divina. Asá es también reformador religioso y un hábil gobernador del reino. Él se beneficia de los años de paz y de seguridad para reforzar su reino construyendo o reparando ciudades fortificadas, ayudado por su pueblo, proporcionándole murallas, torres, puertas y barras. Los trabajos terminan con éxito porque el Señor responde a su pueblo que le busca (vv. 5-6). A pesar de ser un rey piadoso, Asá es atacado por un ejército enemigo procedente de Etiopía. La armada es increíblemente numerosa: un millón de hombres y trescientos carros. ¿Qué puede hacer Asá contra tal potencia? He aquí la oración del rey por su pueblo: "¡Oh Yahvé, sólo tú puedes ayudar entre el poderoso y el desvalido! ¡Ayúdanos, pues, Yahvé, Dios nuestro, porque en ti nos apoyamos y en tu nombre marchamos contra esta inmensa muchedumbre! ¡Yahvé, tú eres nuestro Dios! ¡No prevalezca contra ti hombre alguno!" (v. 10). Es la oración del creyente que confía en el Señor. Y Asá reconoce claramente la fuerza del enemigo y la propia debilidad. No obstante, sabe que la debilidad del creyente es mirada con amor por el Señor. Es la fuerza débil de la fe, como muchas veces se muestra en las páginas de la Escritura y en la vida de los creyentes en el curso de los siglos. El Señor escuchó la oración del rey y el ejército etíope fue vencido: "y cayeron de los etíopes hasta no quedar uno vivo" (v. 12). En la Sagrada Escritura se lee a menudo que el Señor escucha la oración del débil e interviene en su ayuda. El pueblo de Judá "confió en el Señor" y el Señor combatió para salvarlo. Sólo el Señor se implicó en la batalla: "Yahvé derrotó a los etíopes" (v. 11), observa el Cronista. El ejército de Asá sólo tuvo que perseguir a los enemigos en fuga.


30/10/2012
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri