Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de san Juan Damasceno, sacerdote y doctor de la Iglesia, que vivió en Damasco en el siglo VIII.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Romanos 1,8-15

Ante todo, doy gracias a mi Dios por medio de Jesucristo, por todos vosotros, pues vuestra fe es alabada en todo el mundo. Porque Dios, a quien venero en mi espíritu predicando el Evangelio de su Hijo, me es testigo de cuán incesantemente me acuerdo de vosotros, rogándole siempre en mis oraciones, si es de su voluntad, encuentre por fin algún día ocasión favorable de llegarme hasta vosotros, pues ansío veros, a fin de comunicaros algún don espiritual que os fortalezca, o más bien, para sentir entre vosotros el mutuo consuelo de la común fe: la vuestra y la mía. Pues no quiero que ignoréis, hermanos, las muchas veces que me propuse ir a vosotros - pero hasta el presente me he visto impedido - con la intención de recoger también entre vosotros algún fruto, al igual que entre los demás gentiles. Me debo a los griegos y a los bárbaros; a los sabios y a los ignorantes: de ahí mi ansia por llevaros el Evangelio también a vosotros, habitantes de Roma.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Pablo manifiesta el vivo deseo de visitar a los cristianos de Roma. Ya hace tiempo que desea ir a verles, pero hasta ahora le ha sido impedido. Quiere verlos, entre otros motivos, porque está admirado por la fama de su fe, que se ha extendido por todas partes. El apóstol da gracias ante todo al Señor por la vitalidad de la comunidad romana y les garantiza su recuerdo en la oración. No es una falsa adulación; el apóstol sabe bien –y en muchas ocasiones lo repite en sus cartas– que la oración recíproca refuerza la comunión y afianza la fe. De la misma manera, está también convencido de que la visita entre los hermanos permite compartir la alegría por los dones que Dios da a sus hijos y permite un enriquecimiento mutuo. Por eso escribe: «Ansío veros, a fin de comunicaros algún don espiritual que os fortalezca, o más bien, para sentir entre vosotros el mutuo consuelo de la común fe: la vuestra y la mía». Es necesario compartir la riqueza de la fraternidad: nadie puede vivir desligado de los demás, o aún peor, por su cuenta. Tal comunión debe producirse no solo entre los creyentes, sino también entre las comunidades cristianas. Se realiza así aquel círculo de comunión que enriquece a los unos y a los otros. Pablo lo dice de manera explícita: mientras escribe que quiere comunicarles un don espiritual para fortalecerles, al mismo tiempo también él desea ser consolado en su fe. En el intercambio fraterno se dan y se reciben al mismo tiempo dones, consolación y fuerza. Y la fuente de este consuelo recíproco es la adhesión al único Evangelio, a la única fe, que nos une en un único cuerpo y hace que seamos una única familia. Y tal comunión empuja a unos y a otros a una pasión más fuerte para comunicar el Evangelio al mundo. En todo caso, Pablo quiere enriquecer la comunidad de Roma con esta pasión, manifestándoles la «deuda» que siente de comunicar el Evangelio «a griegos y a bárbaros; a sabios y a ignorantes». Podríamos decir que Pablo quería que la universalidad de la salvación que contiene el Evangelio resplandeciera de manera especial en la comunidad de la capital del imperio. Ese es el don que les quiere comunicar. Cada creyente y cada comunidad deben sentir y sobre todo vivir esta deuda de anunciar el Evangelio a todos, hasta los confines de la tierra. El Evangelio hace de los discípulos «hermanos universales». Un Evangelio dirigido a toda la humanidad requiere de quienes lo viven una fraternidad sin límites.


04/12/2012
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri