Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

La Iglesia bizantina venera hoy a san Saba (†532) «archimandrita de todos los ermitaños de Palestina».


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Romanos 1,16-17

Pues no me avergüenzo del Evangelio, que es una fuerza de Dios para la salvación de todo el que cree: del judío primeramente y también del griego. Porque en él se revela la justicia de Dios, de fe en fe, como dice la Escritura: El justo vivirá por la fe.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Pablo acaba de hablar de su deseo de predicar el Evangelio también en Roma. No se trata ni de una presunción ni de una obsesión suyas. El apóstol sabe que el Evangelio es un tesoro que ha recibido y que debe comunicar a los demás, sobre todo a los paganos. Y no se avergüenza de ello porque el Evangelio contiene la «fuerza de Dios», es decir, una fuerza capaz de obrar la «salvación de todo el que cree». Por eso la justicia de Dios es entendida como una justicia que salva, no que condena. Y la fe no es ante todo la aceptación de una doctrina sino la adhesión plena y total a Jesús que transforma el corazón y lo hace vivir según la novedad del Evangelio. Y todos, primero los judíos y luego también los griegos, están llamados a acoger al Señor. El ansia de comunicar este Evangelio de Jesús «devora» al apóstol Pablo. Y, en realidad, debería devorar a los discípulos de todos los tiempos. Podemos decir que al inicio de este nuevo milenio es urgente una renovada y apasionada predicación evangélica. Para subrayar la urgencia de la fe, el apóstol cita un pasaje del profeta Habacuc: «Sucumbirá quien no tiene el alma recta, mas el justo por su fidelidad vivirá» (Ha 2,4). Quien no tiene el alma recta es el impío, es decir, aquel que se ha alejado de Dios. El justo, en cambio, es quien sigue siendo fiel a Dios y confía en él. Por eso la vida verdadera solo viene de la fe, de abandonarse a Dios. Muchas son las formas con las que los hombres de nuestro tiempo tratan de dar un sentido a su vida; a menudo recorren caminos que resultan inciertos y falaces. El camino para obtener la vida plena está iluminado por la fe y el temor de Dios. Es el camino de Jesús: quien sigue el Evangelio derrota el pecado y la muerte y se vuelve partícipe de su misma resurrección. El Evangelio, por tanto, es una fuerza que cambia, es una energía que transforma. Y Pablo es testigo directo de ello: su propia vida ha sido transformada y se ha puesto al servicio del Señor. Desde el inicio el apóstol quiere subrayar el tema que desarrollará a lo largo de toda la carta.


05/12/2012
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
FEB
19
Domingo 19 de febrero
Liturgia del domingo
FEB
20
Lunes 20 de febrero
Oración por la Paz
FEB
21
Martes 21 de febrero
Memoria de la Madre del Señor
FEB
22
Miércoles 22 de febrero
Memoria de los apóstoles
FEB
23
Jueves 23 de febrero
Memoria de la Iglesia
FEB
24
Viernes 24 de febrero
Memoria de Jesús crucificado
FEB
25
Sábado 25 de febrero
Vigilia del domingo
FEB
26
Domingo 26 de febrero
Liturgia del domingo