Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Mateo 4,12-17.23-25

Cuando oyó que Juan había sido entregado, se retiró a Galilea. Y dejando Nazará, vino a residir en Cafarnaúm junto al mar, en el término de Zabulón y Neftalí; para que se cumpliera el oráculo del profeta Isaías: ¡Tierra de Zabulón, tierra de Neftalí,
camino del mar, allende el Jordán,
Galilea de los gentiles!
El pueblo que habitaba en tinieblas
ha visto una gran luz;
a los que habitaban en paraje de sombras de muerte
una luz les ha amanecido.
Desde entonces comenzó Jesús a predicar y decir: «Convertíos, porque el Reino de los Cielos ha llegado.» Recorría Jesús toda Galilea, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Nueva del Reino y curando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. Su fama llegó a toda Siria; y le trajeron todos los que se encontraban mal con enfermedades y sufrimientos diversos, endemoniados, lunáticos y paralíticos, y los curó. Y le siguió una gran muchedumbre de Galilea, Decápolis, Jerusalén y Judea, y del otro lado del Jordán.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El arresto de Juan Bautista representa una gran derrota. Desaparecía el único gran amigo, el único gran profeta cercano a Jesús. El elogio que Jesús hará del Bautista en el momento de la muerte revela cuánto amaba a este predicador. Pero ahora el profeta, el maestro de justicia y de honestidad, había acabado en la cárcel de Herodes. Aquella cárcel sonaba, por otra parte, como una siniestra advertencia para todo aquel que quisiera recorrer el mismo camino. Jesús lo comprende muy bien. Con el Bautista en prisión Jesús está más solo; su soledad es profunda. «Se retiró a Galilea», en la zona periférica del Norte, tierra de gente pobre y maltratada. Pero no volvió a Nazaret, quizá con la tentación de estar tranquilo en medio de las costumbres de siempre. Eligió Cafarnaún, la capital de la región, y comenzó a predicar, retomando casi al pie de la letra el testimonio de Juan: «Convertíos, porque el Reino de los Cielos ha llegado». Finalmente había llegado a aquella región esa luz que ya Isaías había vaticinado. La luz llega allá, a las orillas del mar de Galilea, entre los débiles y los pobres. Al comienzo de este nuevo año es necesario que los discípulos de Jesús vayan a las muchas Galileas de este mundo donde anunciar nuevamente el Evangelio del reino del amor y de la paz a partir de los pobres. Aunque residente en Cafarnaún, Jesús comienza a caminar con la pequeña comunidad de discípulos por las calles de Galilea. Lo primero que hace, la primera obra, es la predicación. Cada discípulo, cada comunidad cristiana debe ante todo comunicar el Evangelio en todo lugar. Cada generación cristiana debería decir con Jeremías: «Era tu palabra para mí un gozo y alegría de corazón» (Jr 15,16). Con la generosidad sin límites del amor de Dios, Jesús siembra la Palabra en los corazones de quienes encuentra, para que esta crezca y dé frutos de amor, de misericordia y de paz. Mateo, señalando que Jesús predica la buena noticia del Reino en las sinagogas, lo injerta en el tronco de la tradición religiosa judía. Jesús vive de la riqueza de la oración y de la reflexión sobre las Santas Escrituras, pero al mismo tiempo predica que en él se realiza el Reino de Dios, y confirma la verdad de su predicación mediante las curaciones. El reino de Dios comienza a dar sus primeros pasos con la fuerza de la predicación que derrota el poder del mal. Muchos enfermos, tanto en el espíritu como en el cuerpo, son curados: es la fiesta del reino que Jesús hace realidad allá por donde pasa.


07/01/2013
Oración por los enfermos


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri