Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra
a los hombres de buena voluntad.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Juan 3,22-30

Después de esto, se fue Jesús con sus discípulos al país de Judea; y allí se estaba con ellos y bautizaba. Juan también estaba bautizando en Ainón, cerca de Salim, porque había allí mucha agua, y la gente acudía y se bautizaba. Pues todavía Juan no había sido metido en la cárcel. Se suscitó una discusión entre los discípulos de Juan y un judío acerca de la purificación. Fueron, pues, donde Juan y le dijeron: «Rabbí, el que estaba contigo al otro lado del Jordán, aquel de quien diste testimonio, mira, está bautizando y todos se van a él.» Juan respondió: «Nadie puede recibir nada
si no se le ha dado del cielo. Vosotros mismos me sois testigos de que dije: "Yo no soy el Cristo, sino que he sido enviado delante de él." El que tiene a la novia es el novio;
pero el amigo del novio,
el que asiste y le oye,
se alegra mucho con la voz del novio.
Esta es, pues, mi alegría, que ha alcanzado su plenitud. Es preciso que él crezca
y que yo disminuya.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Aleluya, aleluya, aleluya.
Aleluya, aleluya, aleluya.
Aleluya, aleluya, aleluya.

Aleluya, aleluya, aleluya.

En este último día del tiempo de Navidad viene a nuestro encuentro una página del Evangelio de Juan que nos presenta el último testimonio del Bautista sobre Jesús, antes de que sea encarcelado por Herodes. El precursor y Jesús, aun predicando simultáneamente, son muy diferentes entre sí. No se trata de la simple diversidad geográfica (Jesús bautizaba en Judea, en el bajo Jordán, mientras el Bautista en Salim, hacia el norte), como de la diversidad de su misión. Viendo que la figura de Jesús está creciendo en el corazón de la gente, Juan Bautista clarifica una vez más que es Jesús el enviado de Dios y no él. En efecto, Juan Bautista quiere que sus discípulos y la multitud que acudió a él comprendan que Jesús es el Mesías. Por tanto es a Jesús a quien deben acoger y seguir. Para hacer comprender su misión el Bautista hace la comparación de las bodas: él ha venido para preparar las bodas, para llamar la atención de la esposa, es decir, del pueblo de Israel, para que acoja al esposo que va a venir y para que viva la fiesta nupcial. Por tanto no deben ir hacia él sino hacia el esposo, Jesús de Nazaret. Este testimonio del Bautista evoca el deber de todo predicador: preparar el corazón de quien escucha para acoger al Señor. Pero es también una tarea de cada creyente, es decir, ayudar a las personas que encuentra a acoger a Jesús en el corazón. Es el sentido de la extraordinaria afirmación de Juan «que él crezca y yo disminuya». Cuántas veces estamos dominados por nuestro protagonismo, por nuestro querer aparecer en escena. Cada uno de nosotros debe disminuir en orgullo para que crezca en nosotros y en los demás el amor por Jesús. Una vez más el Bautista está ante nosotros y nos enseña cómo ser discípulos.


12/01/2013
Oración del tiempo de Navidad


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri