Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Oración por la unidad de las Iglesias. Recuerdo especial de las Iglesias y comunidades eclesiales (luteranas, reformadas, metodistas, baptistas y pentecostales).


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Romanos 8,18-30

Porque estimo que los sufrimientos del tiempo presente no son comparables con la gloria que se ha de manifestar en nosotros. Pues la ansiosa espera de la creación desea vivamente la revelación de los hijos de Dios. La creación, en efecto, fue sometida a la vanidad, no espontáneamente, sino por aquel que la sometió, en la esperanza de ser liberada de la servidumbre de la corrupción para participar en la gloriosa libertad de los hijos de Dios. Pues sabemos que la creación entera gime hasta el presente y sufre dolores de parto. Y no sólo ella; también nosotros, que poseemos las primicias del Espíritu, nosotros mismos gemimos en nuestro interior anhelando el rescate de nuestro cuerpo. Porque nuestra salvación es en esperanza; y una esperanza que se ve, no es esperanza, pues ¿cómo es posible esperar una cosa que se ve? Pero esperar lo que no vemos, es aguardar con paciencia. Y de igual manera, el Espíritu viene en ayuda de nuestra flaqueza. Pues nosotros no sabemos cómo pedir para orar como conviene; mas el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos inefables, y el que escruta los corazones conoce cuál es la aspiración del Espíritu, y que su intercesión a favor de los santos es según Dios. Por lo demás, sabemos que en todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman; de aquellos que han sido llamados según su designio. Pues a los que de antemano conoció, también los predestinó a reproducir la imagen de su Hijo, para que fuera él el primogénito entre muchos hermanos; y a los que predestinó, a ésos también los justificó; a los que justificó, a ésos también los glorificó.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Inspirándose en el relato de la creación, el apóstol Pablo recuerda que el universo entero está sometido a la «caducidad», es decir, a la necedad del pecado. «La creación, en efecto, fue sometida a la caducidad, no espontáneamente, sino por aquel que la sometió, en la esperanza de ser liberada de la esclavitud de la corrupción para participar en la gloriosa libertad de los hijos de Dios.» Es como decir que la esperanza del rescate y de la redención está escrita en lo más profundo de la vida de todo hombre, al igual que en las vísceras de la misma creación. El apóstol parece instituir una estrecha relación entre el hombre, que espera su plena manifestación de hijo de Dios, y la creación. Esta última también vive en la misma espera. Pablo compara esta espera de la creación con una mujer embarazada: «Sabemos que la creación entera gime hasta el presente y sufre dolores de parto». Se trata de una espera larga que ya ha empezado en el momento de la caída. Junto a la creación también los creyentes «gimen» interiormente. En efecto, estos poseen «las primicias del Espíritu» e impulsan también la resurrección de la creación. Ante esta página del apóstol viene a la mente la salvaje destrucción del medio ambiente, del clima y de la tierra, que parece acelerarse en nuestros días. Es la urgencia de percibir al anhelo de redención que también la creación siente a su manera. En esta perspectiva podemos decir que todos esperamos que llegue «el cielo nuevo y la tierra nueva» del que habla el Apocalipsis. Pero el renacimiento de la creación pasa a través del renacimiento de los hombres. En efecto, solo a partir de hombres y mujeres nuevos podrá nacer un mundo nuevo. Con su muerte y resurrección, Jesús es el primogénito de la nueva creación. A nosotros, sus discípulos, él nos da su Espíritu que «viene en ayuda de nuestra flaqueza». Es el Espíritu el que nos sugiere la oración para que el mundo se transforme según el diseño de Dios. Por tanto, la oración se convierte en el primer y determinante medio de transformación del corazón del creyente y de la misma creación. Con la oración aceleramos la llegada del reino y la instauración de una nueva tierra y de un nuevo cielo, el cielo y la tierra del amor y de la paz. Estamos llamados a reproducir la imagen de Jesús, el Hijo, y esto significa que su resurrección no es un acontecimiento que se refiere solo a Él, sino que es una transformación total de la humanidad y del mundo que prosigue al primero en resucitar. La comunidad no camina por las vías de la historia olvidando su llamada a ser discípula santificada por el Espíritu, es más, es consciente de la fuerza del Espíritu que sostiene su carisma en la Iglesia y en el mundo.


22/01/2013
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri