Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Romanos 10,1-21

Hermanos, el anhelo de mi corazón y mi oración a Dios en favor de ellos es que se salven. Testifico en su favor que tienen celo de Dios, pero no conforme a un pleno conocimiento. Pues desconociendo la justicia de Dios y empeñándose en establecer la suya propia, no se sometieron a la justicia de Dios. Porque el fin de la ley es Cristo, para justificación de todo creyente. En efecto, Moisés escribe acerca de la justicia que nace de la ley: Quien la cumpla, vivirá por ella. Mas la justicia que viene de la fe dice así: No digas en tu corazón ¿quién subirá al cielo?, es decir: para hacer bajar a Cristo; o bien: ¿quién bajará al abismo?, es decir: para hacer subir a Cristo de entre los muertos. Entonces, ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra: en tu boca y en tu corazón, es decir, la palabra de la fe que nosotros proclamamos. Porque, si confiesas con tu boca que Jesús es Señor y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo. Pues con el corazón se cree para conseguir la justicia, y con la boca se confiesa para conseguir la salvación. Porque dice la Escritura: Todo el que crea en él no será confundido. Que no hay distinción entre judío y griego, pues uno mismo es el Señor de todos, rico para todos los que le invocan. Pues todo el que invoque el nombre del Señor se salvará. Pero ¿cómo invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Cómo creerán en aquel a quien no han oído? ¿Cómo oirán sin que se les predique? Y ¿cómo predicarán si no son enviados? Como dice la Escritura: ¡Cuán hermosos los pies de los que anuncian el bien! Pero no todos obedecieron a la Buena Nueva. Porque Isaías dice: ¡Señor!, ¿quién ha creído a nuestra predicación? Por tanto, la fe viene de la predicación, y la predicación, por la Palabra de Cristo. Y pregunto yo: ¿Es que no han oído? ¡Cierto que sí! Por toda la tierra se ha difundido su voz y hasta los confines de la tierra sus palabras. Pero pregunto: ¿Es que Israel no comprendió? Moisés es el primero en decir: Os volveré celosos de una que no es nación; contra una nación estúpida os enfureceré. Isaías, a su vez, se atreve a decir: Fui hallado de quienes no me buscaban; me manifesté a quienes no preguntaban por mi. Mas a Israel dice: Todo el día extendí mis manos hacia un pueblo incrédulo y rebelde.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El apóstol se pregunta por qué Israel, el pueblo que Dios había elegido y que debería haber sido el primero en obtener la salvación, no la ha alcanzado ya. La respuesta, según el apóstol, es que Israel no ha comprendido que la salvación se obtiene a través de la fe en el Señor Jesús y no por medio de las obras de la Ley. Esto queda ya claro en las mismas Escrituras. La salvación que el Señor da a sus hijos debe ser acogida y crecer, pero esta disminuye cuando el creyente confía solo en sus obras. Es como decir que la concentración sobre uno mismo, sobre nuestras acciones y convicciones, aunque estén llenas de prácticas y de ritos religiosos, esconde el orgullo de poseer la salvación no como don de Dios sino como fruto de nosotros mismos. Eso precisamente le ocurrió a Israel, el pueblo elegido por Dios pero que convirtió la observancia de la ley en la dimensión fundamental de la religiosidad y no reconoció la revelación de Cristo. Ante este riesgo, el apóstol recuerda que el primer deber del creyente es escuchar y proclamar el Evangelio. Y en unos pocos interrogantes resume la misión misma de la Iglesia en el mundo: «¿Cómo creerán en aquel a quien no han oído? ¿Cómo oirán sin que se les predique? Y ¿cómo predicarán si no son enviados?». Ante la urgencia del Evangelio, el apóstol no tiene miedo de subrayar la relación directa entre predicación y fe. Es lo mismo que están llamados a descubrir hoy los creyentes: «La fe viene de la predicación, y la predicación, por la palabra de Cristo». La adhesión al Evangelio y el compromiso por comunicarlo son un verdadero reto para nuestra generación. Es esa primacía de la Palabra de Dios en la vida de la Iglesia que recuerda el apóstol también a través de esta página suya: es el camino, el único, para dar a conocer y amar al Señor. La palabra del Evangelio se revela al mundo para que todos puedan conocer la salvación, la salvación presente, que alcanzará su cumplimiento el día en que Dios sea todo en todos.


28/01/2013
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri