Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Romanos 13,8-14

Con nadie tengáis otra deuda que la del mutuo amor. Pues el que ama al prójimo, ha cumplido la ley. En efecto, lo de: No adulterarás, no matarás, no robarás, no codiciarás y todos los demás preceptos, se resumen en esta fórmula: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. La caridad no hace mal al prójimo. La caridad es, por tanto, la ley en su plenitud. Y esto, teniendo en cuenta el momento en que vivimos. Porque es ya hora de levantaros del sueño; que la salvación está más cerca de nosotros que cuando abrazamos la fe. La noche está avanzada. El día se avecina. Despojémonos, pues, de las obras de las tinieblas y revistámonos de las armas de la luz. Como en pleno día, procedamos con decoro: nada de comilonas y borracheras; nada de lujurias y desenfrenos; nada de rivalidades y envidias. Revestíos más bien del Señor Jesucristo y no os preocupéis de la carne para satisfacer sus concupiscencias.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Aunque el cristiano cumpliera todo siempre le quedaría una deuda, la del amor mutuo. Todos nosotros somos deudores de amor hacia los demás. Esto significa que los demás tienen derecho a nuestro amor, a nuestra atención, a nuestra cercanía. Esta verdad representa la derrota radical de la filautía, el amor por uno mismo que está en la raíz de todo pecado. Después del ejemplo de Jesús, que ha amado a los hombres hasta dar su vida misma por su salvación, el discípulo no puede distanciarse de la actitud del maestro. Por esto el apóstol puede hablar de la deuda del amor. El amor cristiano tiene esta exigencia de gratuidad y de totalidad hacia todos. Y es obvio que tal radicalidad no nace de nosotros, no es el fruto de nuestro compromiso: es un amor que solo podemos recibir de lo alto. Y practicando este amor damos cumplimiento al «culto viviente de Dios», al que Pablo acaba de exhortar. La urgencia del amor viene dada por un ahora que apremia. Este es el tiempo de amar, parece decir el apóstol. Y nosotros, mirando la gravedad de este tiempo, comprendemos la urgencia de que los cristianos den testimonio del amor como única vía de salvación para el mundo. Ante el crecimiento del odio y la violencia, ante el avance del terrorismo y de la guerra, las comunidades cristianas deben abandonar toda distracción y superficialidad para comunicar al mundo la primacía del amor. El camino de la paz es hacer prevalecer el amor. A la noche de la violencia debe seguir la luz de un nuevo día, en el que la paz y las obras de justicia anuncien a todos la salvación que el Señor derrama sobre nosotros.


04/02/2013
Oración por los enfermos


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri