Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Primera Corintios 7,1-16

En cuanto a lo que me habéis escrito, bien le está al hombre abstenerse de mujer. No obstante, por razón de la impureza, tenga cada hombre su mujer, y cada mujer su marido. Que el marido dé a su mujer lo que debe y la mujer de igual modo a su marido. No dispone la mujer de su cuerpo, sino el marido. Igualmente, el marido no dispone de su cuerpo, sino la mujer. No os neguéis el uno al otro sino de mutuo acuerdo, por cierto tiempo, para daros a la oración; luego, volved a estar juntos, para que Satanás no os tiente por vuestra incontinencia. Lo que os digo es una concesión, no un mandato. Mi deseo sería que todos los hombres fueran como yo; mas cada cual tiene de Dios su gracia particular: unos de una manera, otros de otra. No obstante, digo a los célibes y a las viudas: Bien les está quedarse como yo. Pero si no pueden contenerse, que se casen; mejor es casarse que abrasarse. En cuanto a los casados, les ordeno, no yo sino el Señor: que la mujer no se separe del marido, mas en el caso de separarse, que no vuelva a casarse, o que se reconcilie con su marido, y que el marido no despida a su mujer. En cuanto a los demás, digo yo, no el Señor: Si un hermano tiene una mujer no creyente y ella consiente en vivir con él, no la despida. Y si una mujer tiene un marido no creyente y él consiente en vivir con ella, no le despida. Pues el marido no creyente queda santificado por su mujer, y la mujer no creyente queda santificada por el marido creyente. De otro modo, vuestros hijos serían impuros, mas ahora son santos. Pero si la parte no creyente quiere separarse, que se separe, en ese caso el hermano o la hermana no están ligados: para vivir en paz os llamó el Señor. Pues ¿qué sabes tú, mujer, si salvarás a tu marido? Y ¿qué sabes tú, marido, si salvarás a tu mujer?

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

En esta página el apóstol no quiere presentar una doctrina completa sobre el matrimonio, sino solo dar respuesta a algunas cuestiones que habían surgido en la comunidad de Corinto, y para cuya solución se habían dirigido a él. Pablo comienza con una declaración en favor de la castidad, aunque solo de manera negativa: «Bien le está al hombre abstenerse de mujer». No obstante, si dicho ideal se tiene que vivir mal es preferible sin duda el matrimonio, que permite la unión del hombre y de la mujer de manera que uno pertenezca al otro. Con realismo pastoral el apóstol aconseja a los cónyuges que eviten exageraciones; su vida en común es una dimensión importante, pero esta no debe perjudicar la oración. El elogio de la virginidad no reduce la dignidad del matrimonio: «Cada cual –continúa Pablo– tiene de Dios su gracia particular: unos de una manera, otros de otra» (v. 7). El matrimonio y la virginidad no son opciones de vida que hay que asumir a la fuerza. Se puede decir que uno es llamado a una cosa o a la otra, y el Señor no escatima su gracia para la edificación de la Iglesia, la comunidad de los creyentes. Esta tensión hacia la comunión lleva al apóstol a exhortar a las viudas y a los solteros a comprometerse por la comunidad, y a los cónyuges a que sean fieles a su unión. De este modo, si aún se producen situaciones irregulares deben ser acogidos en la maternidad de la Iglesia y ayudados. Es una gran sensibilidad pastoral que debe ser custodiada con esmero; en efecto, «para vivir en paz os llamó el Señor».


28/02/2013
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri