Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Primera Corintios 10,1-13

No quiero que ignoréis, hermanos, que nuestros padres estuvieron todos bajo la nube y todos atravesaron el mar; y todos fueron bautizados en Moisés, por la nube y el mar; y todos comieron el mismo alimento espiritual; y todos bebieron la misma bebida espiritual, pues bebían de la roca espiritual que les seguía; y la roca era Cristo. Pero la mayoría de ellos no fueron del agrado de Dios, pues sus cuerpos quedaron tendidos en el desierto. Estas cosas sucedieron en figura para nosotros para que no codiciemos lo malo como ellos lo codiciaron. No os hagáis idólatras al igual de algunos de ellos, como dice la Escritura: «Sentóse el pueblo a comer y a beber y se levantó a divertirse.» Ni forniquemos como algunos de ellos fornicaron y cayeron muertos 23.000 en un solo día. Ni tentemos al Señor como algunos de ellos le tentaron y perecieron víctimas de las serpientes. Ni murmuréis como algunos de ellos murmuraron y perecieron bajo el Exterminador. Todo esto les acontecía en figura, y fue escrito para aviso de los que hemos llegado a la plenitud de los tiempos. Así pues, el que crea estar en pie, mire no caiga. No habéis sufrido tentación superior a la medida humana. Y fiel es Dios que no permitirá seáis tentados sobre vuestras fuerzas. Antes bien, con la tentación os dará modo de poderla resistir con éxito.

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

El apóstol exhorta a la comunidad a no abandonarse a una falsa seguridad considerando suficiente pertenecer a la Iglesia. Para obtener la salvación no basta con decirse cristiano, con participar en ritos religiosos o dejarse llevar por las obras. Ni siquiera a los israelitas les bastó con formar parte del pueblo de Dios, estar bajo la nube, atravesar el mar, comer el mismo «alimento espiritual» y beber de la misma «roca» para huir de la muerte, mientras se abandonaban a la murmuración y a la búsqueda práctica de su propio bienestar. Por tanto, estemos atentos para no creer que estamos a salvo: «No forniquemos… no tentemos al Señor… ni murmuremos…» (vv. 8-10). Pablo, con gran franqueza, dice: «El que crea estar en pie, mire no caiga». A todos se nos invita a reconocer nuestra debilidad, nuestra fragilidad. Y cada día debemos pedir ayuda al Señor. En la oración del Padrenuestro, Jesús –según la traducción más correcta– nos invita a decir: «No nos abandones en la tentación». En efecto, el apóstol Pablo nos asegura que el Señor nos ayuda siempre a superar las tentaciones. Su ayuda nos llega con la gracia del Espíritu derramado en nuestros corazones, –que es también «fuerza»–, así como a través de la compañía de los hermanos y hermanas, que son la primera ayuda preciosa que se nos da para vivir según el Evangelio y escapar a las cadenas del pecado. El amor que nos tienen el Señor y los hermanos es la garantía de nuestra estabilidad. A nosotros solo se nos pide que nos dejemos amar y ayudar: quien piensa que puede vivir y actuar por su cuenta se condena a sí mismo.


07/03/2013
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri