Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Primera Corintios 11,17-34

Y al dar estas disposiciones, no os alabo, porque vuestras reuniones son más para mal que para bien. Pues, ante todo, oigo que, al reuniros en la asamblea, hay entre vosotros divisiones, y lo creo en parte. Desde luego, tiene que haber entre vosotros también disensiones, para que se ponga de manifiesto quiénes son de probada virtud entre vosotros. Cuando os reunís, pues, en común, eso ya no es comer la Cena del Señor; porque cada uno come primero su propia cena, y mientras uno pasa hambre, otro se embriaga. ¿No tenéis casas para comer y beber? ¿O es que despreciáis a la Iglesia de Dios y avergonzáis a los que no tienen? ¿Qué voy a deciros? ¿Alabaros? ¡En eso no los alabo! Porque yo recibí del Señor lo que os he transmitido: que el Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó pan, y después de dar gracias, lo partió y dijo: «Este es mi cuerpo que se da por vosotros; haced esto en recuerdo mío.» Asimismo también la copa después de cenar diciendo: «Esta copa es la Nueva Alianza en mi sangre. Cuantas veces la bebiereis, hacedlo en recuerdo mío.» Pues cada vez que coméis este pan y bebéis esta copa, anunciáis la muerte del Señor, hasta que venga. Por tanto, quien coma el pan o beba la copa del Señor indignamente, será reo del Cuerpo y de la Sangre del Señor. Examínese, pues, cada cual, y coma así el pan y beba de la copa. Pues quien come y bebe sin discernir el Cuerpo, come y bebe su propio castigo. Por eso hay entre vosotros muchos enfermos y muchos débiles, y mueren no pocos. Si nos juzgásemos a nosotros mismos, no seríamos castigados. Mas, al ser castigados, somos corregidos por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo. Así pues, hermanos míos, cuando os reunáis para la Cena, esperaos los unos a los otros. Si alguno tiene hambre, que coma en su casa, a fin de que no os reunáis para castigo vuestro. Lo demás lo dispondré cuando vaya.

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

La segunda cuestión hace referencia al orden en las cenas eucarísticas. También en el pasaje anterior (en el que se abordaba el vestir de las mujeres) Pablo se refería a la asamblea litúrgica, como si quisiera afirmar su centralidad. Realmente la eucaristía era la fuente de la nueva vida y los nuevos comportamientos de los creyentes: era la fuente y la culminación de la vida cristiana, como dirá, veinte siglos después, el Concilio Vaticano II. En tiempos de Pablo la eucaristía se celebraba al terminar una cena común que reunía a toda la comunidad. Pues bien, a veces algunos tomaban los alimentos sin tener en cuenta para nada a los pobres, mostrando así distancia y desinterés en lugar de comunión y amor. Con su comportamiento traicionaban directamente el sacramento de la unidad. El apóstol sabe bien que en la comunidad no todo es escuchado, y que a veces es bueno que haya podas y correcciones: «Tiene que haber entre vosotros disensiones, para que se ponga de manifiesto quiénes son los auténticos entre vosotros» (v. 19). Pero cuando se está alrededor del único pan, la comunidad debe ser «un solo corazón y una sola alma» (Hch 4,32). Por eso Pablo no duda en definir como una actitud sacrílega el egoísmo que se ponía de manifiesto en la cena del Señor. Por eso, para defender la primacía de la comunión en la comunidad narra la institución de la eucaristía. La institución de la eucaristía no es obra de Pablo, ni siquiera en su formulación. Él la había recibido y la transmite. Es el tesoro más precioso de la Iglesia. Es evidente para el apóstol que la fraternidad en la comunidad está íntimamente ligada a la celebración de la eucaristía, memorial de Cristo. Mientras se celebra la comunión con Cristo, no se la puede negar con un comportamiento egoísta y de desprecio por los demás. El cuerpo «partido» y el vino «derramado» por los demás muestran cuál debe ser el espíritu con el que hay que participar en la celebración eucarística. También a los discípulos de hoy se les pide que vivan para los demás en lugar de para ellos mismos.


11/03/2013
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
NOV
27
Domingo 27 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
28
Lunes 28 de noviembre
Memoria de los pobres
NOV
29
Martes 29 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
30
Miércoles 30 de noviembre
Memoria de los apóstoles
DIC
1
Jueves 1 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
2
Viernes 2 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
3
Sábado 3 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo