Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Primera Corintios 16,1-24

En cuanto a la colecta en favor de los santos, haced también vosotros tal como mandé a las Iglesias de Galacia. Cada primer día de la semana, cada uno de vosotros reserve en su casa lo que haya podido ahorrar, de modo que no se hagan las colectas cuando llegue yo. Cuando me halle ahí, enviaré a los que hayáis considerado dignos, acompañados de cartas, para que lleven a Jerusalén vuestra liberalidad. Y si vale la pena de que vaya también yo, irán conmigo. Iré donde vosotros después de haber atravesado Macedonia; pues por Macedonia pasaré. Tal vez me detenga entre vosotros y hasta pase ahí el invierno, para que vosotros me encaminéis adonde haya de ir. Pues no quiero ahora veros sólo de paso: espero estar algún tiempo entre vosotros, si así lo permite el Señor. De todos modos, seguiré en Éfeso hasta Pentecostés: porque se me ha abierto una puerta grande y prometedora, y los enemigos son muchos. Si se presenta Timoteo, procurad que esté sin temor entre vosotros, pues trabaja como yo en la obra del Señor. Que nadie le menosprecie. Procurad que vuelva en paz a mí, que le espero con los hermanos. En cuanto a nuestro hermano Apolo, le he insistido mucho para que vaya donde vosotros con los hermanos; pero no tiene intención alguna de ir ahora. Irá cuando tenga oportunidad. Velad, manteneos firmes en la fe, sed hombres, sed fuertes. Haced todo con amor. Os hago una recomendación, hermanos. Sabéis que la familia de Estéfanas son las primicias de Acaya y se han puesto al servicio de los santos. También vosotros mostraos sumisos a ellos y a todo aquel que con ellos trabaja y se afana. Estoy lleno de alegría por la visita de Estéfanas, de Fortunato y de Acaico, que han suplido vuestra ausencia. Ellos han tranquilizado mi espíritu y el vuestro. Sabed apreciar a estos hombres. Las Iglesias de Asia os saludan. Os envían muchos saludos Aquila y Prisca en el Señor, junto con la Iglesia que se reúne en su casa. Os saludan todos los hermanos. Saludaos los unos a los otros con el beso santo. El saludo va de mi mano, Pablo. El que no quiera al Señor, ¡sea anatema! «Maran atha.» ¡Que la gracia del Señor Jesús sea con vosotros! Os amo a todos en Cristo Jesús.

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

El apóstol, al final de la carta, da a conocer sus proyectos a los corintios y les invita a estar atentos y ser respetuosos en todo. Y es singular que el primer gesto que recuerda es la colecta para la comunidad de Jerusalén, que el apóstol vincula a la celebración eucarística del domingo: «Los primeros días de la semana». Pablo sabe bien que el amor empieza con la preocupación por los necesitados, en este caso los cristianos de la comunidad madre de Jerusalén, que está viviendo momentos difíciles. Es una enseñanza que debería tener un espacio más amplio en las comunidades cristianas de este inicio de milenio. La vida de la comunidad debe ser cuidada en todos sus aspectos, incluso en los de la acogida concreta. Por eso exhorta a los cristianos de Corinto a los que tanto ama: «Hacedlo todo con amor» (v. 14). El amor de Cristo es el corazón de esta primera letra; en verdad es el centro mismo del anuncio evangélico. No obstante, el amor evangélico –como ya se ha dicho– tiene un comienzo propio: la atención a los más pobres y a los más necesitados. Si existe esa tensión de amor, es más fácil el amor fraterno dentro de la comunidad. El amor por los pobres es una medicina para curar las divisiones internas. El amor, por tanto, es la base de toda comunidad cristiana. Del amor nace la acogida que hay que dispensar a Timoteo y a todo aquel que esté encargado de guiar a la comunidad, como también a aquellos que vienen de fuera. En la comunidad del amor surge también la paz. Sin embargo el amor no es un sentimiento que se adquiere una vez para siempre. Por su propia naturaleza, el amor es cotidiano. Por eso el apóstol exhorta a los corintios: «Velad, manteneos firmes en la fe, sed hombres, sed fuertes» (v. 13). La conclusión del apóstol es hermosa y conmovedora: «Os amo a todos en Cristo Jesús». Eso es lo que cada creyente debe decir a sus hermanos y hermanas. Es lo que hoy cada comunidad cristiana debe decir al mundo.


21/03/2013
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri