Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Quien vive y cree en mí
no morirá jamas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Segunda Corintios 5,11-6,2

Por tanto, conociendo el temor del Señor, tratamos de persuadir a los hombres, pues ante Dios estamos al descubierto, como espero que ante vuestras conciencias también estemos al descubierto. No volvemos a recomendarnos ante vosotros; solamente queremos daros ocasión para gloriaros de nosotros y así tengáis cómo responder a los que se glorían de lo exterior, y no de lo que está en el corazón. En efecto, si hemos perdido el juicio, ha sido por Dios; y si somos sensatos, lo es por vosotros. Porque el amor de Cristo nos apremia al pensar que, si uno murió por todos, todos por tanto murieron. Y murió por todos, para que ya no vivan para sí los que viven, sino para aquel que murió y resucitó por ellos. Así que, en adelante, ya no conocemos a nadie según la carne. Y si conocimos a Cristo según la carne, ya no le conocemos así. Por tanto, el que está en Cristo, es una nueva creación; pasó lo viejo, todo es nuevo. Y todo proviene de Dios, que nos reconcilió consigo por Cristo y nos confió el ministerio de la reconciliación. Porque en Cristo estaba Dios reconciliando al mundo consigo, no tomando en cuenta las transgresiones de los hombres, sino poniendo en nosotros la palabra de la reconciliación. Somos, pues, embajadores de Cristo, como si Dios exhortara por medio de nosotros. En nombre de Cristo os suplicamos: ¡reconciliaos con Dios! A quien no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que viniésemos a ser justicia de Dios en él. Y como cooperadores suyos que somos, os exhortamos a que no recibáis en vano la gracia de Dios. Pues dice él: En el tiempo favorable te escuché y en el día de salvación te ayudé. Mirad ahora el momento favorable; mirad ahora el día de salvación.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si tú crees, verás la gloria de Dios,
dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Pablo vuelve a explicar el sentido de su ministerio apostólico para que los corintios sepan responder a aquellos que se presentaban llenos de sí mismos, alardeando de sus experiencias religiosas y de su sabiduría. Pablo, en cambio, habiendo «perdido el juicio» por amor de Cristo («si hemos perdido el juicio, ha sido por Dios»), afirma que los creyentes ya no viven para sí mismos sino para Jesús, que murió y resucitó por todos. Ese es el corazón del Evangelio. Y aquel que lo acoge se convierte en una criatura nueva porque encuentra el sentido nuevo de la existencia: no vivir para uno mismo, que es el «evangelio» del mundo, el que todos los presentes le gritaban a Jesús mientras estaba en la cruz: «Sálvate a ti mismo». El Evangelio de Cristo, en cambio, es el amor que no conoce límites, el amor que llega a perdonar a aquellos que nos ofenden y que nos hace amar incluso a nuestros enemigos. Por desgracia es realmente difícil comprender que este es el corazón de la vida cristiana, y que esta es la verdadera novedad que necesita el mundo. Demasiado a menudo nos dejamos arrastrar por la esclavitud del amor solo por nosotros mismos. Necesitamos continuar dirigiendo nuestra mirada y nuestro corazón al Señor para aprender de él el sentido de la vida. Si lo acogemos en el corazón, si nos alimentamos de su palabra y de su cuerpo, si vivimos en comunión con los hermanos, también nosotros seremos renovados. Escribe el apóstol: «El que está en Cristo, es una nueva creación, pasó lo viejo, todo es nuevo» (v. 17). Si estamos unidos a Jesús y a su Iglesia estamos reconciliados con Dios. Por tanto el apóstol se hace ministro de la reconciliación, embajador de Cristo, para traer renovación. Nadie se puede reconciliar por sí solo, nadie se puede perdonar a sí mismo. Hay necesidad del apóstol que continúa insistiendo: «¡Reconciliaos con Dios!». El Señor, parece decir Pablo, nos ama tanto que no nos imputa ni siquiera nuestros pecados, y tampoco nos condena por ellos. Jesús, en efecto, con tal de salvarnos de la condena, se ha hecho pecado por nosotros. Y ha confiado a los discípulos el ministerio de reconciliación. En un mundo rasgado por las divisiones, devorado por el mal y avaro de perdón, los creyentes deben manifestar misericordia, piedad y compasión. Entre los numerosos momentos en los que se puede manifestar el amor y el perdón, está el momento particular que representa el sacramento de la confesión: es el momento alto en el que Dios se inclina sobre nosotros con una misericordia infinita. Es la alegría del abrazo con el Señor que el ministro representa en aquel momento.


13/04/2013
Vigilia del domingo


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri