Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Segunda Corintios 8,16-24; 9,1-5

¡Gracias sean dadas a Dios, que pone en el corazón de Tito el mismo interés por vosotros!, pues aceptó mi ruego y, más solícito que nunca, por propia iniciativa fue donde vosotros. Con él enviamos al hermano, cuyo renombre a causa del Evangelio se ha extendido por todas las Iglesias. Y no sólo eso, sino que fue designado por elección de todas las Iglesias como compañero nuestro de viaje en esta generosidad, en que servimos nosotros para la gloria del mismo Señor, por iniciativa nuestra. Así evitaremos todo motivo de reproche por esta abundante suma que administramos; pues procuramos el bien no sólo ante el Señor sino también ante los hombres. Con ellos os enviamos también al hermano nuestro, cuya solicitud tenemos ya comprobada muchas veces y de muchas maneras; solicitud aún mayor ahora por la gran confianza que tiene en vosotros. En cuanto a Tito, es compañero y colaborador mío cerca de vosotros; en cuanto a los demás hermanos, son los delegados de las Iglesias: la gloria de Cristo. Mostrad, pues, ante la faz de las Iglesias, vuestra caridad y la razón de nuestro orgullo respecto de vosotros. En cuanto a este servicio en favor de los santos, me es superfluo escribiros. Conozco, en efecto, vuestra prontitud de ánimo, de la que me glorío ante los macedonios diciéndoles que Acaya está preparada desde el año pasado. Y vuestro celo ha estimulado a muchísimos. No obstante, os envío a los hermanos para que nuestro motivo de gloria respecto de vosotros no se desvanezca en este particular y estéis preparados como os decía. No sea que vayan los macedonios conmigo y os encuentren sin prepararos, y nuestra gran confianza se torne en confusión nuestra, por no decir vuestra. Por tanto, he creído necesario rogar a los hermanos que vayan antes donde vosotros y preparen de antemano vuestros ya anunciados generosos dones, a fin de que sean preparados como dones generosos y no como una tacañería.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Pablo quiere enviar a Tito con otros compañeros a Corinto para que se interesen por la vida de aquella comunidad cristiana. Tito acepta con mucho gusto el encargo y Pablo se alegra. Manda también a otros dos «hermanos», cuyo nombre no dice, para que acompañen a Tito en la tarea de recoger ayuda. Es un pequeño grupo que deberá esforzarse para realizar una cuantiosa colecta y enviarla a la Iglesia-madre de Jerusalén. El apóstol otorga una notable importancia a esta obra. Sabe que no hay verdadera fraternidad, no hay verdadera comunión, si no se acompaña con una ayuda mutua concreta. La Epístola de Santiago también es explícita en este sentido: «Si un hermano o una hermana están desnudos y carecen del sustento diario, y alguno de vosotros les dice: “Id en paz, calentaos y hartaos”, pero no les dais lo necesario para el cuerpo, ¿de qué sirve?» (St 2,15-16). No es extraño que Pablo hable de esta colecta como de un «servicio en favor de los santos». La solidaridad entre los discípulos es ella misma santa y hace santos a quienes la practican. La exhortación del apóstol, que manifiesta de manera tan evidente la importancia de los vínculos entre las distintas comunidades, debería ser vivida y acogida con mayor prontitud en las comunidades cristianas hoy. No obstante la globalización, que llevó a los discípulos de Jesús a comunicar el Evangelio en todos los rincones del mundo, debe impulsar a las comunidades cristianas hacia una globalización de la solidaridad. La atención debería dirigirse especialmente hacia aquellas comunidades que viven en situaciones de mayor dificultad. Pablo exhorta explícitamente a los corintios a superar toda tentación de avaricia. Por este motivo ha enviado a otros además de a Tito: «a fin de que sean preparados como dones generosos y no como una tacañería» (v. 5). Su don será como una siembra de generosidad que traerá una cosecha abundante de amor en toda la Iglesia.


18/04/2013
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri