Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

La Iglesia armenia recuerda hoy las matanzas que sufrió durante la Primera Guerra Mundial, en las que murieron más de un millón de armenios.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Segunda Corintios 11,16-33

Digo una vez más que nadie me tome por fatuo; pero, aunque sea como fatuo, permitidme que también me gloríe yo un poco. Lo que os voy a decir, no lo diré según el Señor, sino como en un acceso de locura, en la seguridad de tener algo de qué gloriarme. Ya que tantos otros se glorían según la carne, también yo me voy a gloriar. Gustosos soportáis a los fatuos, ¡vosotros que sois sensatos! Soportáis que os esclavicen, que os devoren, que os roben, que se engrían, que os abofeteen. Para vergüenza vuestra lo digo; ¡como si nos hubiéramos mostrado débiles...! En cualquier cosa en que alguien presumiere - es un locura lo que digo - también presumo yo. ¿Que son hebreos? También yo lo soy. ¿Que son israelitas? ¡También yo! ¿Son descendencia de Abraham? ¡También yo! ¿Ministros de Cristo? - ¡Digo una locura! - ¡Yo más que ellos! Más en trabajos; más en cárceles; muchísimo más en azotes; en peligros de muerte, muchas veces. Cinco veces recibí de los judíos cuarenta azotes menos uno. Tres veces fui azotado con varas; una vez apedreado; tres veces naufragué; un día y una noche pasé en el abismo. Viajes frecuentes; peligros de ríos; peligros de salteadores; peligros de los de mi raza; peligros de los gentiles; peligros en ciudad; peligros en despoblado; peligros por mar; peligros entre falsos hermanos; trabajo y fatiga; noches sin dormir, muchas veces; hambre y sed; muchos días sin comer; frío y desnudez. Y aparte de otras cosas, mi responsabilidad diaria: la preocupación por todas las Iglesias. ¿Quién desfallece sin que desfallezca yo? ¿Quién sufre escándalo sin que yo me abrase? Si hay que gloriarse, en mi flaqueza me gloriaré. El Dios y Padre del Señor Jesús, ¡bendito sea por todos los siglos!, sabe que no miento. En Damasco, el etnarca del rey Aretas tenía puesta guardia en la ciudad de los damascenos con el fin de prenderme. Por una ventana y en una espuerta fui descolgado muro abajo. Así escapé de sus manos.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Pablo reta a sus oponentes, aquellos judeocristianos que minaban su autoridad en la comunidad de Corinto alardeando de su pureza judía y, por tanto, de su superioridad respecto a la predicación del apóstol. Pablo no se avergüenza de gloriarse ante aquellos que, elogiando su sabiduría, destruían la comunidad. El apóstol se da cuenta de que empieza un discurso de autodefensa que podría sonar ambiguo. De hecho, gloriarse es siempre una manera de exaltarse a uno mismo, es siempre una expresión de un protagonismo que quiere imponerse a los demás. El orgullo lleva a menudo a tener una idea elevada de uno mismo. Por eso dice que quiere hablar como «fatuo» para que los corintios acepten su autodefensa, que es defensa del Evangelio que él predica y no defensa de él mismo. El orgullo de Pablo hace emerger por una parte su debilidad y por otra la fuerza del Señor. Pablo no es inferior a aquellos «superapóstoles»: es de origen hebreo, pertenece a Israel y es hijo de Abrahán y heredero de la promesa mesiánica. Está orgulloso de ser hebreo y de haber crecido en la escuela de uno de los principales rabinos de la época: Gamaliel. Y si este es el orgullo de sus orígenes, mucho más elevado es el orgullo de la pertenencia a Cristo. El apóstol escribe a la comunidad que él es ministro de Cristo de modo mucho más elevado que sus opositores. Ya les había escrito a propósito de los demás apóstoles: «He trabajado más que todos ellos» (1 Co 15,10). Ahora puede afirmarlo con mayor fuerza respecto a aquellos falsos profetas que por desgracia oprimían a los corintios, a los que les dice: «Soportáis que os esclavicen, que os devoren, que os roben, que se engrían, que os abofeteen» (v. 20) Aquí el apóstol con extraordinaria pasión enumera lo que ha sufrido por anunciar el Evangelio que se le había revelado. Las reivindicaciones de Pablo no tienen por objetivo gloriarse, sino reafirmar la paternidad sobre la comunidad que corría el riesgo de perderse. Se ve una vez más el apasionado amor de Pablo por la comunidad de Corinto. Para salvarla hace frente incluso al peligro de la soberbia, el riesgo de parecer parcial y pretencioso. La larga lista de los peligros soportados contrasta con la ligereza de los corintios, y también contrasta con la reticencia que también nosotros tenemos en trabajar por el Evangelio sobre todo cuando nos pide renuncias y sufrimientos. Aun así, en toda esta larga lista de dolores y de dificultades, el apóstol se recuerda a sí mismo, a los corintios y también a nosotros, que el Señor fue quien le apoyó y le ayudó. Por esto puede decir: «Si hay que gloriarse, en mi flaqueza me gloriaré» (v. 30). A partir de esta conciencia se puede reconocer al verdadero apóstol y servidor de Cristo. El orgullo del apóstol, el orgullo de cada uno de nosotros, radica en nuestra debilidad, porque en ella se manifiesta la gracia y la fuerza del Señor.


24/04/2013
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri