Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Quien vive y cree en mí
no morirá jamas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Filipenses 2,1-18

Así, pues, os conjuro en virtud de toda exhortación en Cristo, de toda persuasión de amor, de toda comunión en el Espíritu, de toda entrañable compasión, que colméis mi alegría, siendo todos del mismo sentir, con un mismo amor, un mismo espíritu, unos mismos sentimientos. Nada hagáis por rivalidad, ni por vanagloria, sino con humildad, considerando cada cual a los demás como superiores a sí mismo, buscando cada cual no su propio interés sino el de los demás. Tened entre vosotros los mismos sentimientos que Cristo: El cual, siendo de condición divina,
no retuvo ávidamente
el ser igual a Dios. Sino que se despojó de sí mismo
tomando condición de siervo
haciéndose semejante a los hombres
y apareciendo en su porte como hombre; y se humilló a sí mismo,
obedeciendo hasta la muerte
y muerte de cruz. Por lo cual Dios le exaltó
y le otorgó el Nombre,
que está sobre todo nombre. Para que al nombre de Jesús
toda rodilla se doble
en los cielos, en la tierra y en los abismos, y toda lengua confiese
que Cristo Jesús es SEÑOR
para gloria de Dios Padre. Así pues, queridos míos, de la misma manera que habéis obedecido siempre, no sólo cuando estaba presente sino mucho más ahora que estoy ausente, trabajad con temor y temblor por vuestra salvación, pues Dios es quien obra en vosotros el querer y el obrar, como bien le parece. Hacedlo todo sin murmuraciones ni discusiones para que seáis irreprochables e inocentes, hijos de Dios sin tacha en medio de una generación tortuosa y perversa, en medio de la cual brilláis como antorchas en el mundo, presentándole la Palabra de vida para orgullo mío en el Día de Cristo, ya que no habré corrido ni me habré fatigado en vano. Y aun cuando mi sangre fuera derramada como libación sobre el sacrificio y la ofrenda de vuestra fe, me alegraría y congratularía con vosotros. De igual manera también vosotros alegraos y congratulaos conmigo.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si tú crees, verás la gloria de Dios,
dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Pablo exhorta a los cristianos de Filipos a vivir en el amor, pero esto solo es posible si son animados por la humildad y no por la vanagloria, solo si buscan el interés de los demás más que el suyo propio. El apóstol toca aquí uno de los aspectos centrales de su petición a los filipenses: la unidad y la santidad se obtienen solo si todos dirigen la mirada hacia Jesús y acogen en sí «sus mismos sentimientos». El cristiano modela su corazón sobre los sentimientos de Jesús y su mente sobre los pensamientos de Jesús. El discípulo imita en todo al maestro: le sigue, le escucha y así siempre. Sabemos que la vida de Jesús está marcada por la kenosi, es decir, el rebajamiento: el cual, siendo de condición divina, se rebajó a sí mismo tomando condición de esclavo, haciéndose obediente hasta la muerte y una muerte de cruz, con tal de permanecer fiel a su elección de amor y salvar así al mundo. Su rebajarse hasta ser esclavo no fue una elección de falsa humillación, sino la consecuencia de un amor que no ha conocido límites. Por tal amor, Dios exaltó a Jesús, es decir, lo liberó de los lazos de la muerte. En el nombre de Jesús todos pueden encontrar la salvación. Pablo de nuevo anima a los cristianos de Filipos a que sigan viviendo en la obediencia al Evangelio porque así han dado no pocos frutos. Por tanto les exhorta a evitar murmuraciones, para que sean «hijos de Dios sin tacha en medio de una generación perversa y depravada». La comunidad debe brillar «como estrella en el mundo, manteniendo en alto la palabra de la vida». Pablo sabe bien que la comunidad cristiana, aunque esté en medio de tribulaciones, puede resistir porque se apoya sobre el Evangelio. Si los cristianos siguen viviendo el Evangelio como fundamento de su propia vida, el apóstol dice que ciertamente no habrá corrido en vano. Lo es también por sí mismo, porque ha procurado seguir siempre al Señor. De aquí la invitación a obedecer cotidianamente al Evangelio para ser liberados de la esclavitud del egocentrismo. Al discípulo, y a toda comunidad cristiana, se les llama a poner su atención sobre la palabra que el Señor envía cada día: debe escucharla, acogerla, custodiarla en el corazón y comunicarla en todo lugar. Esta es la alegría que el apóstol mismo vive y que quiere comunicar a los cristianos de Filipos, como también a nosotros discípulos de última hora.


04/05/2013
Vigilia del domingo


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri