Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de María virgen venerada como Nuestra Señora de Luján en Argentina.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Colosenses 1,1-2

Pablo, apóstol de Cristo Jesús por voluntad de Dios, y Timoteo el hermano, a los santos de Colosas, hermanos fieles en Cristo. Gracia a vosotros y paz de parte de Dios, nuestro Padre.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Pablo se presenta a los colosenses como apóstol, es decir, como enviado de Cristo para comunicar el Evangelio. De aquí procede su autoridad, no solo el deber de intervenir en la vida de la comunidad de Colosas. Además, Pablo no está solo en el ministerio. Tiene consigo a Timoteo, casi para hacer visible el envío de los discípulos «de dos en dos». (Gregorio Magno comenta así esta decisión de Jesús: «Les envío de dos en dos para que su primer anuncio fuera el testimonio del amor recíproco».) La misión de anunciar el Evangelio no es nunca una obra solitaria, sino que requiere siempre una fraternidad de la que nace y a la que desemboca: el Evangelio parte de la comunidad y crea la comunidad de los hermanos, por esto Pablo llama a Timoteo «hermano» y «hermanos» son también los destinatarios de la carta: «a los santos, hermanos fieles en Cristo». Desde el inicio la historia cristiana es una historia de fraternidad, de hombres y de mujeres llamados por Dios desde cada lugar y desde cada pertenencia para formar una «familia». Esto es posible porque el vínculo está «en Cristo», o sea, en ser partícipes del único Evangelio. La fraternidad cristiana tiene su origen y su fundamento en la paternidad de Dios y se realiza uniéndose a Jesús «primogénito entre muchos hermanos» (Rm 8,29). Se trata de una familia especial donde se supera toda distancia y donde todos estamos más cerca unos de otros independientemente de nuestras cosas, de nuestra historia, de nuestra cultura, de nuestra situación. Pablo, a pesar de saber que es apóstol y de tener una responsabilidad paternal sobre los colosenses (cfr. 1 Cor 4,15), no se pone por encima de la comunidad, se reconoce como un hermano entre los hermanos: como todos los creyentes, Pablo sabe bien que antes que nada él es discípulo. Ser discípulos hace «santos» a los creyentes, es decir, «separados» de un destino de soledad y de muerte y por tanto también «fieles», o sea, creyentes que saben perseverar en el amor de Jesús. El apóstol, al saludar a estos «santos» con el doble deseo de «gracia» y de «paz» invoca la bendición de Dios sobre ellos.


08/05/2013
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri