Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jeremías 1,11-19

Entonces me fue dirigida la palabra de Yahveh en estos términos: "¿Qué estás viendo, Jeremías?" "Una rama de almendro estoy viendo." Y me dijo Yahveh: "Bien has visto. Pues así soy yo, velador de mi palabra para cumplirla." Nuevamente me fue dirigida la palabra de Yahveh en estos términos: "¿Qué estás viendo?" "Un puchero hirviendo estoy viendo, que se vuelca de norte a sur." Y me dijo Yahveh:
"Es que desde el norte se iniciará el desastre
sobre todos los moradores de esta tierra. Porque en seguida llamo yo
a todas las familias reinos del norte
- oráculo de Yahveh -
y vendrán a instalarse
a las mismas puertas de Jerusalén,
y frente a todas sus murallas en torno,
y contra todas las ciudades de Judá, a las que yo sentenciaré
por toda su malicia:
por haberme dejado a mí
para ofrecer incienso a otros dioses,
y adorar la obra de sus propias manos. Por tu parte, te apretarás la cintura,
te alzarás y les dirás
todo lo que yo te mande.
No desmayes ante ellos,
y no te haré yo desmayar delante de ellos; pues, por mi parte, mira que hoy te he convertido
en plaza fuerte,
en pilar de hierro,
en muralla de bronce
frente a toda esta tierra,
así se trate de los reyes de Judá como de sus jefes,
de sus sacerdotes o del pueblo de la tierra. Te harán la guerra,
mas no podrán contigo,
pues contigo estoy yo - oráculo de Yahveh - para
salvarte."

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ser profeta significa vivir de visiones, empezar a ver a los demás y a la historia con la mirada de Dios y no con los ojos del horizonte limitado que tiene cada uno. Dios le pide con insistencia a Jeremías que vea: es la exhortación a escuchar continuamente la Palabra de Dios que como una luz ayuda a leer «los signos de los tiempos», como diría el beato Juan XXIII. El profeta es aquel que, tras haber escuchado la Palabra de Dios, debe comunicarla al mundo para ayudar a leer la historia de una manera profunda. No podemos vivir con la mirada fija solo en nosotros mismos. La palabra de Dios nos ayuda a ir más allá de una lectura superficial de los acontecimientos, abre nuestros ojos al futuro, nos ayuda a comprender la dirección de la historia, sin que nos quedemos atrapados por el prejuicio o por el miedo o incluso la angustia ante hechos difíciles de comprender. El Señor envía al profeta a todas las naciones, no solo a su pueblo. La profecía, de hecho, abre los ojos y el corazón del creyente sobre el mundo, le ayuda a tener una comprensión amplia y nueva de la historia. La Palabra de Dios, por tanto, no nos abstrae de la historia del mundo, sino que, por el contrario, nos lleva a los dramas del mundo para mostrarnos el camino de la salvación. El mismo Señor «vigila» para que su palabra se haga realidad y llegue a todos los pueblos. De hecho, tal como dice el Señor en el libro de Isaías, la palabra «no tornará a mí de vacío, sin que haya realizado lo que me plugo y haya cumplido aquello a que la envié» (55,11). No hay que tener miedo ante los tiempos difíciles, como los que vivimos actualmente. Más bien hay que acoger urgentemente la promesa de Dios y hacer como Samuel, «no dejó caer en tierra» ninguna de las palabras que escuchó. El llamamiento de Dios rompe todo intento de cerrarse, nos libra del miedo y nos sumerge en la historia con un espíritu nuevo y una visión nueva. El Señor hace que el profeta sea sólido como una fortaleza y resistente como un muro de bronce. Una decisión así impulsa a Dios a enviar a su propio Hijo, Jesucristo, para que sea el Emmanuel, el «Dios con nosotros» y nos acompañe «todos los días hasta el fin del mundo» (Mt 28,20).


02/07/2013
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
ENE
15
Domingo 15 de enero
Liturgia del domingo
ENE
16
Lunes 16 de enero
Oración por la Paz
ENE
17
Martes 17 de enero
Memoria de la Madre del Señor
ENE
18
Miércoles 18 de enero
Memoria de los santos y de los profetas
ENE
19
Jueves 19 de enero
Memoria de la Iglesia
ENE
20
Viernes 20 de enero
Memoria de Jesús crucificado
ENE
21
Sábado 21 de enero
Vigilia del domingo
ENE
22
Domingo 22 de enero
Liturgia del domingo