Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Fiesta de María del Monte Carmelo.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jeremías 6,1-15

Escapad, hijos de Benjamín,
de dentro de Jerusalén,
en Técoa tañed el cuerno,
y sobre Bet Hakkérem izad bandera,
porque una desgracia amenaza del norte
y un quebranto grande. ¿Acaso a una deliciosa pradera
te comparas, hija de Sión? A ella vienen pastores
con sus rebaños,
han montado las tiendas,
junto a ella en derredor,
y apacientan cada cual su manada. - "¡Declaradle la guerra santa!
¡En pie y subamos contra ella a mediodía!...
¡Ay de nosotros, que el día va cayendo,
y se alargan las sombras de la tarde!... ¡Pues arriba y subamos de noche
y destruiremos sus alcázares!" Porque así dice Yahveh Sebaot:
"Talad sus árboles
y alzad contra Jerusalén un terraplén."
Es la ciudad de visita.
Todo el mundo se atropella en su interior. Cual mana un pozo sus aguas,
tal mana ella su malicia.
"¡Atropello!", "¡despojo!" - se oye decir en
ella;
ante mí de continuo heridas y golpes. Aprende, Jerusalén,
no sea que se despegue mi alma de ti,
no sea que te convierta en desolación,
en tierra despoblada. Así dice Yahveh Sebaot:
Busca, rebusca como en una cepa
en el resto de Israel;
vuelve a pasar tu mano
como el vendimiador por los pámpanos. - ¿A quiénes que me oigan voy a hablar y avisar?
He aquí que su oído es incircunciso
y no pueden entender.
He aquí que la palabra de Yahveh se les ha vuelto oprobio:

no les agrada. También yo estoy lleno de la saña de Yahveh
y cansado de retenerla.
La verteré sobre el niño de la calle
y sobre el grupo de mancebos juntos.
También el hombre y la mujer serán apresados,
el viejo con la anciana. Pasarán sus casas a otros,
campos y mujeres a la vez,
cuando extienda yo mi mano
sobre los habitantes de esta tierra - oráculo de
Yahveh -. Porque desde el más chiquito de ellos hasta el más grande,
todos andan buscando su provecho,
y desde el profeta hasta el sacerdote,
todos practican el fraude. Han curado el quebranto de mi pueblo
a la ligera, diciendo: "¡Paz, paz!",
cuando no había paz. ¿Se avergonzaron de las abominaciones que hicieron?
Avergonzarse, no se avergonzaron;
sonrojarse, tampoco supieron;
por tanto caerán con los que cayeren;
tropezarán cuando se les visite
- dice Yahveh.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El profeta vuelve a hablar para que el pueblo se convierta a Dios y abandone su conducta pecaminosa. Y lo hace con insistencia porque insistente es el amor del Señor que quiere salvar de la invasión del enemigo, que ya está cerca de Jerusalén. Dios, que ve mucho más claramente que los hombres, suplica al profeta para que no deje de hablar y encuentre a quien lo escucha. De la escucha depende la conversión de los pecados y la salvación de la ciudad. Por eso el Señor insiste al profeta para que tenga la misma paciencia que aquel que va a buscar en la viña lo que ha quedado tras la vendimia. No debemos resignarnos ante el mal y el esfuerzo de comunicar la Palabra de Dios. Los cristianos son como aquel campesino al que se dirige el profeta para que no deje de recoger lo que ha quedado: «Busca, rebusca como en una cepa en el resto de Israel; vuelve a pasar tu mano como el vendimiador por los pámpanos». Todavía no hemos hecho todo lo necesario. Juan Pablo II en la encíclica Redemptoris missio escribe que «después de dos milenios de historia cristiana la misión de la Iglesia todavía está en sus inicios». Aquel que pasa a vendimiar no sabe qué encontrará, pero no por eso deja de intentarlo. El Señor confía que es posible encontrar a quien le escuche. Pero hay que acercarse y probar la Palabra de Dios, hacen falta personas dispuestas a llevar a cabo esta tarea. Es evidente que también el profeta se indigna ante mujeres y hombres que han caído en manos del mal. La Palabra de Dios nos despierta de una vida triste y resignada, y llega al corazón no como una condena sino como una oración: «¿A quiénes que me oigan voy a hablar y avisar?». Esta súplica de Dios es una invitación a probar su palabra y comunicarla sin cansancio, como aquel profeta que busca lo que ha quedado en la vid para llevarlo ante el Señor. Esta tarea lleva a cabo una función de protección del mundo, para que el mal no prevalezca y no llegue a destruir lo que el Señor ha construido. No basta con decir «paz, paz», mientras que no hay paz. Es urgente escuchar la Palabra de Dios para que todos seamos trabajadores de paz.


16/07/2013
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri