Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de san Sergio de Radonez, fundador de la laura de la Santísima Trinidad, en Moscú. Recuerdo del pastor evangélico Paul Schneider, asesinado en el campo de concentración nazi de Buchenwald el 18 de julio de 1939.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jeremías 7,1-15

Palabra que llegó de parte de Yahveh a Jeremías: Párate en la puerta de la Casa de Yahveh y proclamarás allí esta palabra. Dirás: Oíd la palabra de Yahveh, todo Judá, los que entráis por estas puertas a postraros ante Yahveh. Así dice Yahveh Sebaot, el Dios de Israel: Mejorad de conducta y de obras, y yo haré que os quedéis en este lugar. No fiéis en palabras engañosas diciendo: "¡Templo de Yahveh, Templo de Yahveh, Templo de Yahveh es éste!" Porque si mejoráis realmente vuestra conducta y obras, si realmente hacéis justicia mutua y no oprimís al forastero, al huérfano y a la viuda (y no vertéis sangre inocente en este lugar), ni andáis en pos de otros dioses para vuestro daño, entonces yo me quedaré con vosotros en este lugar, en la tierra que di a vuestros padres desde siempre hasta siempre. Pero he aquí que vosotros fiáis en palabras engañosas que de nada sirven, para robar, matar, adulterar, jurar en falso, incensar a Baal y seguir a otros dioses que no conocíais. Luego venís y os paráis ante mí en esta Casa llamada por mi Nombre y decís: "¡Estamos seguros!", para seguir haciendo todas esas abominaciones. ¿En cueva de bandoleros se ha convertido a vuestros ojos esta Casa que se llama por mi Nombre? ¡Que bien visto lo tengo! - oráculo de Yahveh -. Pues andad ahora a mi lugar de Silo, donde aposenté mi Nombre antiguamente, y ved lo que hice con él ante la maldad de mi pueblo Israel. Y ahora, por haber hecho vosotros todo esto - oráculo de Yahveh - por más que os hablé asiduamente, aunque no me oísteis, y os llamé, mas no respondisteis, yo haré con la Casa que se llama por mi Nombre, en la que confiáis, y con el lugar que os di a vosotros y a vuestros padres, como hice con Silo, y os echaré de mi presencia como eché a todos vuestros hermanos, a toda la descendencia de Efraím.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El templo de Jerusalén, que construyó el rey Salomón, se había convertido en el corazón de la relación del pueblo de Israel con Dios. Era el lugar de oración y sobre todo del sacrificio. En aquel recinto santo el creyente entraba en comunión con el Señor, le daba las gracias por los beneficios recibidos y recibía el perdón del pecado. Jeremías recuerda una verdad antigua de la fe de Israel y presente constantemente en los profetas: el templo no es un lugar donde se lleva a cabo un culto exterior, ajeno a la vida. Los profetas, a partir de Isaías (cap. 1) y luego con Oseas (6,1-6) y Amós (4,4-5), afirman que Dios no quiere sacrificios y oraciones de hombres cuyas manos están manchadas de sangre. Violencia e injusticia no encajan con ir a la casa de Dios. Como dirá Jesús: «No todo el que me diga: “Señor, Señor”, entrará en el Reino de los Cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre» (Mt 7,21). La comunión con Dios, que se establece en el templo, implica una vida que se mide según la escucha de su palabra y no según uno mismo. De lo contrario corremos el riesgo de contentarnos con una fe desencarnada, que no se hace vida, amor por el prójimo, que no lucha por la justicia, que no cambia el corazón y la historia. No bastan ni las devociones ni una oración según uno mismo. El templo es el lugar de la comunidad, del pueblo de Dios. Allí no estamos solos. La fe cristiana, que tiene sus raíces en la fe de Israel, no es algo privado entre el individuo y Dios, como si los demás no tuvieran nada que ver. Por eso la fe a veces es abstracta, no toca la vida, la cotidianidad, porque es algo privado, que cada uno gestiona por su cuenta, sin el apoyo y la corrección de los demás. Jeremías, reproduciendo la voz del Señor, añade: «Mejorad de conducta y de obras, y yo haré que os quedéis en este lugar». Este mandamiento se hace realidad en una vida que se alimenta de la Palabra de Dios, que se ocupa de los pobres («no oprimís al forastero, al huérfano y a la viuda»), que se mide con la fe de los demás, que no se abandona a la idolatría. No somos discípulos sin poner en práctica los mandamientos del Señor, sin buscar juntos el camino de la justicia y del amor.


18/07/2013
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
NOV
27
Domingo 27 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
28
Lunes 28 de noviembre
Memoria de los pobres
NOV
29
Martes 29 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
30
Miércoles 30 de noviembre
Memoria de los apóstoles
DIC
1
Jueves 1 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
2
Viernes 2 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
3
Sábado 3 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri