Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de Yaguine y Fodé, dos jóvenes de 15 y 14 años de Guinea Conakry que murieron de frío en 1999 en el tren de aterrizaje de un avión en el que se habían escondido para llegar a Europa, donde soñaban poder estudiar. Recuerdo del beato Ceferino Jiménez Malla, mártir gitano.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jeremías 13,1-14

Yahveh me dijo así: "Anda y cómprate una faja de lino y te la pones a la cintura, pero no la metas en agua." Compré la faja, según la orden de Yahveh, y me la puse a la cintura. Entonces me fue dirigida la palabra de Yahveh por la segunda vez: Toma la faja que has comprado y que llevas a la cintura, levántate y vete al Eufrates y la escondes allí en un resquicio de la peña. Yo fui y la escondí en el Eufrates como me había mandado Yahveh. Al cabo de mucho tiempo me dijo Yahveh: "Levántate, vete al Eufrates y recoges de allí la faja que te mandé que escondieras allí." Yo fui al Eufrates, cavé, recogí la faja del sitio donde la había escondido y he aquí que se había echado a perder la faja: no valía para nada. Entonces me fue dirigida la palabra de Yahveh en estos términos: Así dice Yahveh: Del mismo modo echaré a perder la mucha soberbia de Judá y de Jerusalén. Ese pueblo malo que rehúsa oír mis palabras, que caminan según la terquedad de sus corazones y han ido en pos de otros dioses a servirles y adorarles, serán como esta faja que no vale para nada. Porque así como se pega la faja a la cintura de uno, de igual modo hice apegarse a mí a toda la casa de Israel y a toda la casa de Judá - oráculo de Yahveh - con idea de que fuesen mi pueblo, mi nombradía, mi loor y mi prez, pero ellos no me oyeron. Diles este refrán: Así dice Yahveh, el Dios de Israel: "Todo cántaro se puede llenar de vino." Ellos te dirán: "¿No sabemos de sobra que todo cántaro se puede llenar de vino?" Entonces les dices: "Pues así dice Yahveh: He aquí que yo lleno de borrachera a todos los habitantes de esta tierra, a los reyes sucesores de David en el trono, a los sacerdotes y profetas y a todos los habitantes de Jerusalén, y los estrellaré, a cada cual contra su hermano, padres e hijos a una - oráculo de Yahveh - sin que piedad, compasión y lástima me quiten de destruirlos."

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Señor le pide a Jeremías que lleve a cabo una acción que sea como un signo de lo que sucede. Palabras y signos acompañan a menudo la vida de los profetas, sobre todo las de Jeremías y Ezequiel. También en los evangelios las palabras de Jesús van acompañadas de signos. El Evangelio de Juan describe la vida de Jesús como un conjunto de palabras y signos. Y nosotros somos llamados a escuchar y también a ver. El Concilio Vaticano II habló de los «signos de los tiempos», que los creyentes somos llamados a entender a través de la lectura de la Palabra de Dios, que es como el alfabeto que nos indica su significado. El signo que Jeremías debe llevar a cabo es muy sencillo: esconder la faja en un resquicio del río Éufrates (se sobreentiende que Jeremías está exiliado con su pueblo en Babilonia) para luego recuperarla totalmente estropeada, por lo que «no valía para nada». «Del mismo modo echaré a perder la mucha soberbia de Judá y de Jerusalén.» El orgullo no produce nada, más bien reduce la vida a nada, como Jerusalén había sido reducida por la devastación. Si no escuchamos a Dios que habla y si nos seguimos solo a nosotros mismos, convencidos de nuestras razones, no haremos nada bueno. El orgullo no es solo el origen del pecado, sino que también es el origen de una vida vana, sin futuro. El significado de la faja lo explica bien el Señor a Ezequiel: «Así como se pega la faja a la cintura de uno, de igual modo hice apegarse a mí a toda la casa de Israel y a toda la casa de Judá –oráculo del Señor– con idea de que fuesen mi pueblo, mi nombradía, mi loor y mi prez, pero ellos no me oyeron». El Señor nos pide que nos apeguemos a él, que vivamos nuestra vida con él, para ser su pueblo, su fama, su alabanza y su gloria. Dios nos quiere tanto que baja hasta nosotros. Él no vive para sí mismo, quiere que disfrutemos de una alianza de amor con Él. Se podría decir que su orgullo somos nosotros.


02/08/2013
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri