Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de san Agustín (354-430), obispo de Hipona (hoy en Argelia) y doctor de la Iglesia.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jeremías 23,9-16

A los profetas.
Se me partió el corazón en mis adentros,
estremeciéronse todos mis huesos,
me quedé como un borracho,
como aquél a quien le domina el vino,
por causa de Yahveh,
por causa de sus santas palabras. Porque de fornicadores se ha henchido la tierra.
(A causa de una maldición se ha enlutado la tierra, se
han secado los pastos de la estepa.)
Se ha vuelto la carrera de ellos mala
y su esfuerzo no recto. Tanto el profeta como el sacerdote se han vuelto impíos;
en mi misma Casa topé con su maldad - oráculo de
Yahveh -. Por ende su camino vendrá a ser
su despeñadero:
a la sima serán empujados
y caerán en ella.
Porque voy a traer sobre ellos una calamidad,
al tiempo de su visita" - oráculo de Yahveh -. En los profetas de Samaría,
he observado una inepcia:
profetizaban por Baal
y hacían errar a mi pueblo Israel. Mas en los profetas de Jerusalén
he observado una monstruosidad:
fornicar y proceder con falsía,
dándose la mano con los malhechores,
sin volverse cada cual de su malicia.
Se me han vuelto todos ellos cual Sodoma,
y los habitantes de la ciudad, cual Gomorra. Por tanto, así dice Yahveh Sebaot tocante a los profetas:
He aquí que les voy a dar de comer ajenjo
y les voy a dar de beber agua emponzoñada.
Porque a partir de los profetas de Jerusalén
se ha propagado la impiedad por toda la tierra. Así dice Yahveh Sebaot:
No escuchéis las palabras de los profetas que os
profetizan.
Os están embaucando.
Os cuentan sus propias fantasías,
no cosa de boca de Yahveh.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El profeta, arrollado por la santidad de Dios, no puede hacerse amigo del mal, no puede tolerarlo, no puede intercambiar con el mal los tesoros más preciados de la vida, es decir, la justicia, la honestidad y la piedad. El hombre de Dios siente profundamente el grito de los pobres, de los heridos por la mentira, de todos los que quedan a un lado. Su corazón no soporta a un pueblo que se deja encandilar por el mal, empezando por los que deberían conocer y hacer suyos los sentimientos del Señor y custodiar su alianza. Pero los falsos profetas y los sacerdotes han pisoteado la casa del Señor hasta hacer de ella un nido de maldad. Si la profecía se aleja del amor por el Señor y por los demás y se doblega al orgullo y a la vanagloria, pierde su fuerza y su vitalidad en una fría institucionalización. Pero si la profecía es débil todo es posible: la complicidad con los ladrones y los malhechores, la embriaguez de las pasiones o la alabanza de la mentira. Escribe Jeremías: «En los profetas de Jerusalén he observado una monstruosidad: fornicar y proceder con falsía, dándose la mano con los malhechores, sin volverse cada cual de su malicia». La luz remite y las tinieblas se hacen más densas. El desequilibrio se amplía e invade la Tierra. ¡El mundo tiene una gran necesidad de profecía! Hacen falta hombres y mujeres que sepan comunicar el Evangelio del amor con un cariño sin límites. Es urgente que crezcan los amigos de los más necesitados y que la Tierra lo deje todo y se revista de alegría y de fiesta. El profeta que habla unido a su Señor habla con las palabras que recibe desde las alturas, no yerra su camino, no mercadea con el mal, no se jacta ni alardea. La profecía parte de la fe en el Señor, uno y único, que envió su Palabra para que todos se conviertan a él y abandonen la esclavitud de los ídolos. Jeremías exhorta a no seguir a falsos profetas: «No escuchéis las palabras de los profetas que os profetizan. Os están embaucando. Os cuentan sus propias fantasías, no cosa de boca del Señor». Efectivamente, a veces solo atendemos a lo que suscita en nosotros vanagloria, porque pensamos que es en nuestro beneficio. En realidad es para nuestro beneficio aquella palabra que suscita en nosotros un cambio, un punto de inflexión en nuestra vida. Es la Palabra que nos salva de las tinieblas –y eso comporta también renuncias– y nos vuelve a poner en el camino hacia el Señor.


28/08/2013
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri