Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de san Juan Crisóstomo («boca de oro»), obispo y doctor de la Iglesia (349-407). La liturgia más habitual de la Iglesia bizantina lleva su nombre. Los judíos celebran el Yom Kipur (día de la expiación).


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jeremías 31,23-40

Así dice Yahveh Sebaot, el Dios de Israel: Todavía dirán este refrán en tierra de Judá y en sus ciudades, cuando yo haga volver a sus cautivos:
"¡Bendígate Yahveh,
oh estancia justa,
oh monte santo!" Y morarán allí Judá y todas sus ciudades juntamente, los labradores y los que trashuman con el rebaño, porque yo empaparé el alma agotada y toda alma macilenta colmaré. En esto, me desperté y vi
que mi sueño era sabroso para mí. He aquí que días vienen - oráculo de Yahveh - en que sembraré la casa de Israel y la casa de Judá de simiente de hombres y ganados. Entonces, del mismo modo que anduve presto contra ellos para extirpar, destruir, arruinar, perder y dañar, así andaré respecto a ellos para reconstruir y replantar - oráculo de Yahveh -. En aquellos días no dirán más:
"Los padres comieron el agraz,
y los dientes de los hijos sufren de dentera"; sino que cada uno por su culpa morirá:
quienquiera que coma el agraz tendrá la dentera. He aquí que días vienen - oráculo de Yahveh - en que yo pactaré con la casa de Israel (y con la casa de Judá) una nueva alianza; no como la alianza que pacté con sus padres, cuando les tomé de la mano para sacarles de Egipto; que ellos rompieron mi alianza, y yo hice estrago en ellos - oráculo de Yahveh -. Sino que esta será la alianza que yo pacte con la casa de Israel, después de aquellos días - oráculo de Yahveh -: pondré mi Ley en su interior y sobre sus corazones la escribiré, y yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo. Ya no tendrán que adoctrinar más el uno a su prójimo y el otro a su hermano, diciendo: "Conoced a Yahveh", pues todos ellos me conocerán del más chico al más grande - - oráculo de Yahveh - cuando perdone su culpa, y de su pecado no vuelva a acordarme. Así dice Yahveh, el que da el sol para alumbrar el día,
y gobierna la luna y las estrellas para alumbrar la
noche,
el que agita el mar y hace bramar sus olas,
cuyo nombre es Yahveh Sebaot. Si fallaren estas normas
en mi presencia - oráculo de Yahveh -
también la prole de Israel dejaría
de ser una nación en mi presencia a perpetuidad. Así dice Yahveh:
Si fueren medidos los cielos por arriba,
y sondeadas las bases de la tierra por abajo,
entonces también yo renegaría de todo el linaje de
Israel
por todo cuanto hicieron - oráculo de Yahveh -. He aquí que vienen días - oráculo de Yahveh - en que será reconstruida la ciudad de Yahveh desde la torre de Jananel hasta la Puerta del Angulo; y volverá a salir la cuerda de medir toda derecha hasta la cuesta de Gareb, y torcerá hasta Goá, y toda la hondonada de los Cuerpos Muertos y de la Ceniza, y toda la Campa del Muerto hasta el torrente Cedrón, hasta la esquina de la Puerta de los Caballos hacia oriente será sagrado de Yahveh: no volverá a ser destruido ni dado al anatema nunca jamás.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jeremías había empezado su actividad profética porque Dios lo había llamado a desempeñar aquella misión. El Señor lo convirtió en mensajero de la deportación del pueblo a Babilonia, de una calamidad que debía comprenderse a la luz del designio de Dios y no según la lógica humana. Era una misión difícil, como la de cualquier profeta. Y aun así, indispensable. Dios llama al profeta –en realidad, a todo creyente– a no pensar en su propio futuro o en su propia realización sino en «reconstruir y plantar» (1,10) un nuevo pueblo. Y ahora llega el tiempo de la reconstrucción (31,28). El libro del Eclesiastés, sabiamente, advierte que «todo tiene su momento, y cada cosa su tiempo bajo el cielo» (3,1). El profeta sabe que los agricultores volverán a labrar los campos y que los rebaños pacerán tranquilamente. Pero sobre todo, el oráculo profético se centra en un hecho fundamental para la vida de los pueblos: «una nueva alianza» (v. 31). El Señor retoma con renovado compromiso la alianza del desierto, que estableció con los padres, para que se afianzara y fuera un signo para todos los pueblos del vínculo entre Dios y la creación. La alianza precedente quedó rota por las infidelidades del pueblo. Esta vez el mandamiento del amor no será una norma exterior, esculpida sobre tablas de la ley, sino que será una palabra grabada en el corazón, escrita no sobre piedra sino sellada en la carne. Es el compromiso de una alianza interior, en la que participan todos los creyentes y todo el pueblo. Solo así, con una nueva interioridad, se puede derrotar la fácil tentación de quedarse encerrado en uno mismo perdiendo la utopía de un mundo nuevo que el Señor, a través de su pueblo, quiere hacer realidad en todos los países. La alianza nueva no es una serie nueva de reglas y de preceptos. Más bien es un lazo profundo de amor entre Dios y su pueblo para hacer realidad su sueño por el mundo. Y el sueño está contenido en el doble mandamiento del amor que Jesús vino a hacer realidad con la nueva y eterna alianza. Él dirá a los suyos: «De estos dos mandamientos (amor a Dios y amor al prójimo) penden toda la ley y los profetas» (Mt 22,40). El discípulo, desde el menor hasta el mayor, está llamado a construir la civilización del amor, aquella alianza nueva que no excluye a nadie, que abraza a toda la humanidad, empezando por los pobres.


13/09/2013
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri