Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jeremías 36,1-32

Aconteció que en el año cuarto de Yoyaquim, hijo de Josías, rey de Judá, fue dirigida esta palabra a Jeremías de parte de Yahveh: Tómate un rollo de escribir, y apuntas en él todas las palabras que te he hablado tocante a Israel, a Judá y a todas las naciones, desde la fecha en que te vengo hablando - desde los tiempos de Josías hasta hoy -. A ver si la casa de Judá se entera de todo el mal que he pensado hacerle, de modo que se convierta cada uno de su mal camino, y entonces yo perdonaría su culpa y su pecado. Llamó, pues, Jeremías a Baruc, hijo de Neriyías, y apuntó Baruc al dictado de Jeremías todas las palabras que Yahveh le había hablado, en un rollo de escribir. Dio Jeremías a Baruc estas instrucciones: "Yo estoy detenido; no puedo ir a la Casa de Yahveh. Así que, vete tú, y lees en voz alta el rollo en que has apuntado al dictado mío las palabras de Yahveh, a oídos del público de la Casa de Yahveh el día del ayuno, y las lees también a oídos de todos los de Judá que vienen de sus ciudades; a ver si presentan sus súplicas a Yahveh, y se vuelven cada uno de su mal camino; porque grande es la ira y el furor que ha expresado Yahveh contra este pueblo." Hizo Baruc, hijo de Neriyías, conforme a todo cuanto le había mandado el profeta Jeremías, y leyó en el libro las palabras de Yahveh en la Casa de Yahveh. Precisamente en el año quinto de Yoyaquim, hijo de Josías, rey de Judá, el mes noveno, se proclamaba ayuno general delante de Yahveh, tanto para el pueblo de Jerusalén como para toda la gente venida de las ciudades de Judá a Jerusalén. Baruc, pues, leyó en el libro las palabras de Jeremías en la Casa de Yahveh, en la cámara de Guemarías, hijo de Safán el escriba, en el patio alto, a la entrada de la Puerta Nueva de la Casa de Yahveh, a oídos de todo el pueblo. Oye Miqueas, hijo de Guemarías, hijo de Safán, todas las palabras de Yahveh según el libro, baja a la casa del rey, al cuarto del escriba, y se encuentra con que allí estaban todos los jefes sentados: el escribano Elisamá, Delaías, hijo de Semaías, Elnatán, hijo de Akbor, Guemarías, hijo de Safán, Sedecías, hijo de Jananías, y todos los demás jefes. Y Miqueas declaró todas las palabras que había oído leer a Baruc en el libro a oídos del pueblo. Entonces todos los jefes enviaron a Yehudí, hijo de Netanías, hijo de Selemías, hijo de Kusí a decir a Baruc: "Toma en tus propias manos el rollo en el que has leído en voz alta al pueblo y vente." Baruc, hijo de Neriyías, tomó el rollo en sus manos y se dirigió adonde ellos. Dícenle: "Ea, siéntate y ten a bien leérnoslo a nosotros." Y Baruc se lo leyó. Como oyeron todas aquellas palabras, se asustaron y dijeron cada cual a su vecino: "Anunciemos sin falta al rey todas estas palabras." Y a Baruc le pidieron: "Explícanos cómo has escrito todas estas palabras." Díceles Baruc: "Al dictado. El me recitaba todas estas palabras y yo las iba escribiendo en el libro con tinta." Dicen los jefes a Baruc: "Vete, escondeos tú y Jeremías, y que nadie sepa dónde estáis." Y entraron adonde el rey, a la corte (el rollo lo consignaron en la cámara de Elisamá el escriba) y anunciaron a oídos del rey todas aquellas palabras. Entonces envió el rey a Yehudí a apoderarse del rollo, y éste lo tomó del cuarto de Elisamá el escriba. Y Yehudí lo leyó en voz alta al rey y a todos los jefes que estaban en pie en torno al rey. El rey estaba sentado en la casa de invierno, - era en el mes noveno -, con un brasero delante encendido. Y así que había leído Yehudí tres hojas o cuatro, él las rasgaba con el cortaplumas del escriba y las echaba al fuego del brasero, hasta terminar con todo el rollo en el fuego del brasero. Ni se asustaron ni se rasgaron los vestidos el rey ni ninguno de sus siervos que oían todas estas cosas, y por más que Elnatán, Delaías y Guemarías suplicaron el rey que no quemara el rollo, no les hizo caso. Luego el rey ordenó a Yerajmeel, hijo del rey, a Seraías, hijo de Azriel, y a Selemías, hijo de Abdel, apoderarse del escriba Baruc y del profeta Jeremías, pero Yahveh los ocultó. Entonces fue dirigida la palabra de Yahveh a Jeremías - tras de haber quemado el rey el rollo y las cosas que había escrito Baruc al dictado de Jeremías - como sigue: Vuelve a tomar otro rollo y escribe en él todas las cosas que antes había en el primer rollo que quemó Yoyaquim, rey de Judá. Y a Yoyaquim, rey de Judá, le dices: Así dice Yahveh: Tú has quemado aquel rollo, diciendo: "¿Por qué has escrito en él: Vendrá sin falta el rey de Babilonia y destruirá esta tierra y se llevará cautivos de ella a hombres y bestias?" Por tanto, así dice Yahveh a propósito de Yoyaquim, rey de Judá: No tendrá quien le suceda en el trono de David y su propio cadáver yacerá tirado, expuesto al calor del día y al frío de la noche. Yo pasaré revista a sus culpas y las de su linaje y sus siervos, y traeré sobre ellos y sobre todos los habitantes de Jerusalén y los hombres de Judá todo el mal que les dije, sin que hicieran caso." Entonces Jeremías tomó otro rollo, que dio al escriba Baruc, hijo de Neriyías, y éste escribió al dictado de Jeremías todas las palabras del libro que había quemado Yoyaquim, rey de Judá, e incluso se añadió a aquéllas otras muchas por el estilo.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Los oráculos que Jeremías transmite al pueblo, los que el Señor le había comunicado, no se pueden desaprovechar. La Palabra de Dios es un tesoro inestimable y debe ser conservada y custodiada con devoción y veneración: su sacralidad proviene del Espíritu que la ha inspirado; con el Espíritu ha sido recibida y escrita. Así pues, no es de extrañar que el profeta reciba la orden divina de escribir todo lo que se le ha comunicado. Por otra parte, los oráculos que se transmiten a Israel y a todas las naciones están tan llenos de fuerza que, si se leen ante todo el pueblo, suscitan sentimientos de conversión: «A ver si la casa de Judá se entera de todo el mal que he pensado hacerle, de modo que se convierta cada uno de su mal camino, y entonces yo perdonaría su culpa y su pecado» (v. 3). El Señor, hasta el final, confía que su pueblo entenderá que debe cambiar y así se salvarán del desastre los que escuchen su palabra. Los medios para llegar a la conversión que el Señor propone son dos: la humillación y la oración. El Señor hace un último intento con su pueblo, rebelde y testarudo, y dice: «a ver si presentan sus súplicas al Señor» (v. 7). Se trata de vencer los dos enemigos más feroces del hombre espiritual: el orgullo y la lejanía de Dios, que son responsables de la aridez del corazón y de la ruina de la vida. No obstante, como en la historia de los esclavos liberados y luego hechos cautivos de nuevo por los mismos amos (cap. 34), también aquí la fuerza del mal se deja sentir de manera particular. El rey Joaquín, hombre de sentimientos terrenales y sin escrúpulos, quema el rollo escrito que contiene los oráculos divinos que había comunicado Jeremías. La mayoría de sus ministros aceptan ser cómplices del mal. Solo tres se oponen a lo que hace el rey. De todos modos, la palabra no se detiene y un nuevo rollo sustituye al primero, el que quemó Joaquín.


23/09/2013
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri