Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Primero de los Macabeos 1,41-53

El rey publicó un edicto en todo su reino ordenando que todos formaran un único pueblo y abandonara cada uno sus peculiares costumbres. Los gentiles acataron todos el edicto real y muchos israelitas aceptaron su culto, sacrificaron a los ídolos y profanaron el sábado. También a Jerusalén y a la ciudades de Judá hizo el rey llegar, por medio de mensajeros, el edicto que ordenaba seguir costumbres extrañas al país. Debían suprimir en el santuario holocaustos, sacrificios y libaciones; profanar sábados y fiestas; mancillar el santuario y lo santo; levantar altares, recintos sagrados y templos idolátricos; sacrificar puercos y animales impuros; dejar a sus hijos incircuncisos; volver abominables sus almas con toda clase de impurezas y profanaciones, de modo que olvidasen la Ley y cambiasen todas sus costumbres. El que no obrara conforme a la orden del rey, moriría. En el mismo tono escribió a todo su reino, nombró inspectores para todo el pueblo, y ordenó a las ciudades de Judá que en cada una de ellas se ofrecieran sacrificios. Muchos del pueblo, todos los que abandonaban la Ley, se unieron a ellos. Causaron males al país y obligaron a Israel a ocultarse en toda suerte de refugios.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Antíoco, para imponer su autoridad sobre los distintos pueblos del reino, quiso unificar las costumbres, la cultura y la religión, como indica el texto: «El rey publicó un edicto en todo su reino ordenando que todos formaran un único pueblo y abandonara cada uno sus peculiares costumbres». En el ámbito religioso impuso a todos –también a los judíos– el culto a Zeus Olímpico, del que era tan devoto que creía ser una encarnación suya viviente. A través de una serie de decretos impuso a Jerusalén y a todas las ciudades de Judá que siguieran «costumbres extrañas al país» cesando toda actividad de culto en el templo y anulando toda observancia religiosa judía. Quien no obedeciera corría peligro de muerte. Es una auténtica dictadura que llega a eliminar la libertad religiosa. Por desgracia, en el siglo pasado –aunque tampoco faltan ejemplos en este inicio de milenio– hubo numerosos ejemplos dramáticos de dictaduras que no solo privaron de las libertades civiles sino que también impidieron la libertad de profesar la propia fe. En el caso de Antíoco se ve claramente la sed de poder que lo lleva a identificarse con la divinidad. Es una tentación recurrente a lo largo de la historia, que, además, se manifiesta de muchos modos. El orgullo y el poder llevan a una prevaricación de tonos casi religiosos, puesto que hacen exaltar a un «yo» que aplasta a los demás. Cada generación, cada tiempo, debe guardarse de este tipo de «dictadura del yo». Pueden cambiar los lugares e incluso las sociedades, pero la conclusión es siempre la misma: el yo que somete la vida de los demás. En contraste con los regímenes dictatoriales del siglo pasado, hoy parece prevalecer una especie de dictadura del materialismo o del dinero que se convierte en una verdadera religión en cuyo altar se sacrifican vidas enteras de personas. Es una dictadura invisible, pero no menos presente y fuerte. Cuando nos saltamos la referencia a Dios, falta todo freno al poder del individuo o del grupo, y se hace más fácil la prevaricación y más difícil la convivencia pacífica y duradera entre los hombres. Solo una alta paternidad común –la de Dios– puede ayudar a los hombres a convivir en paz entre ellos respetándose mutuamente en su diversidad. Comunicar al mundo que existe un único Dios, Padre de todos los pueblos, es la misión que Dios confía primero a Israel y luego a la Iglesia. Es una tarea que une las dos religiones. Sí, judíos y cristianos tenemos una misión universal: comunicar el único Dios, creador y Padre de todos, a un mundo cuyos pueblos tienen dificultad por encontrar la armonía y la paz.


03/10/2013
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
FEB
19
Domingo 19 de febrero
Liturgia del domingo
FEB
20
Lunes 20 de febrero
Oración por la Paz
FEB
21
Martes 21 de febrero
Memoria de la Madre del Señor
FEB
22
Miércoles 22 de febrero
Memoria de los apóstoles
FEB
23
Jueves 23 de febrero
Memoria de la Iglesia
FEB
24
Viernes 24 de febrero
Memoria de Jesús crucificado
FEB
25
Sábado 25 de febrero
Vigilia del domingo
FEB
26
Domingo 26 de febrero
Liturgia del domingo