Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Primero de los Macabeos 5,1-20

Cuando los pueblos circunvecinos supieron que había sido reconstruido el altar y restaurado como antes el santuario, se irritaron sobremanera. Decidieron acabar con los descendientes de Jacob que entre ellos vivían y comenzaron a matar y exterminar gente del pueblo. Judas movió la guerra a los hijos de Esaú en Idumea, al país de Acrabatena, porque tenían asediados a los israelitas. Les infligió fuerte derrota, les rechazó y se alzó con sus despojos. Recordó luego la maldad de los hijos de Baián, que eran un lazo y una trampa para el pueblo por las emboscadas que en los caminos le tendían. Les obligó a encerrarse en sus torres, les puso cerco y dándolos al anatema, abrasó las torres con todos los que estaban dentro. Pasó a continuación a los ammonitas, donde encontró una fuerte tropa y una población numerosa cuyo jefe era Timoteo. Después de muchos combates, los derrotó y deshizo. Ocupó Yazer y sus aldeas, y regresó a Judea. Los gentiles de Galaad se unieron para exterminar a los israelitas que vivían en su territorio, pero ellos se refugiaron en la fortaleza de Datemá. Enviaron cartas a Judas y sus hermanos diciéndoles: «Los gentiles que nos rodean se han unido para exterminarnos; se preparan para venir a tomar la fortaleza donde nos hemos refugiado, y Timoteo está al frente de su ejército. Ven, pues, ahora a librarnos de sus manos, que muchos de entre nosotros han caído ya; todos nuestros hermanos que vivían en el país de Tubías han sido muertos, llevados cautivos sus mujeres, hijos y bienes, y han perecido allí unos mil hombres.» Estaban todavía leyendo las cartas, cuando otros mensajeros, con los vestidos rasgados, llegaron de Galilea con esta noticia: «Se han unido los de Tolemaida, Tiro, Sidón y toda la Galilea de los Gentiles para acabar con nosotros.» Cuando Judas y el pueblo oyeron tales noticias, reunieron una gran asamblea para deliberar sobre lo que habían de hacer para socorrer a sus hermanos puestos en angustia y combatidos de enemigos. Judas dijo a su hermano Simón: «Toma gente contigo y parte a librar a tus hermanos de Galilea; mi hermano Jonatán y yo iremos a la región de Galaad.» Dejó para defensa de Judea a José, hijo de Zacarías, y a Azarías, jefe del pueblo, con el resto del ejército, dándoles esta orden: «Estad al frente del pueblo y no entréis en batalla con los gentiles hasta que nosotros regresemos.» Se le dieron 3.000 hombres a Simón para la campaña de Galilea y 8.000 a Judas para la de Galaad.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Todo el capítulo cinco está dedicado a las hazañas de Judas y de sus hermanos para liberar a sus compatriotas dispersos por las tierras vecinas y expuestos a todo tipo de abusos por parte de los paganos, que ya se habían pasado al helenismo. Asistimos así a un crescendo continuo de batallas que se libran sistemáticamente en los países que rodean Galilea. El motivo de las persecuciones contra los judíos es claramente religioso: «Cuando los pueblos circunvecinos supieron que había sido reconstruido el altar y restaurado como antes el santuario, se irritaron sobremanera. Decidieron acabar con los descendientes de Jacob que entre ellos vivían y comenzaron a matar y exterminar gente del pueblo» (vv. 1-2). Existe una oposición sorda y violenta del mal y de sus siervos contra aquellos que ponen su confianza solo en Dios y que, por tanto, relativizan todo poder humano. Y así se llega incluso a matar. Eso es lo que pasa en la historia de los asesinatos a la que hace referencia el texto y que, aunque de otros modos, continúa también con la larga historia del martirio cristiano. La reacción de Judas no está en la línea de la actitud que Jesús pide a sus discípulos. Judas, preocupado por los asesinatos que parecían intensificarse, organizó una primera expedición que se dirigió en primer lugar contra los edomitas, habitantes de Idumea que, según la tradición, eran descendientes de Esaú, luego contra los «hijos de Baián», la población que vivía en las tierras al sur de Jericó, y posteriormente contra los amonitas que vivían en la región de la actual ciudad de Amán, en Jordania. Judas lanzó varias batallas contra todos ellos. Lógicamente, los conflictos crecieron considerablemente, a la par que las hostilidades. Así, se multiplicaron las acciones bélicas en las que se vieron afectados todos los israelitas, incluso los que residían en Galaad y en Galilea. Con una carta apasionada pidieron ayuda a Judas para que les defendiera: «Ven, pues, ahora a librarnos de sus manos, que muchos de entre nosotros han caído ya; todos nuestros hermanos que vivían en el país de Tubías han sido muertos, llevados cautivos sus mujeres, hijos y bienes, y han perecido allí unos mil hombres» (vv. 12-13). Ante dichas peticiones, y sobre todo ante la intensificación de la violencia contra los israelitas, Judas decidió intervenir. Reunió a una asamblea en la que determinó ir en auxilio de los otros israelitas, y sumó a su causa a otros hermanos de manera que pudieran ampliar la ofensiva y defender a todos los israelitas.


23/10/2013
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri