Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Primero de los Macabeos 6,48-63

El ejército real subió a Jerusalén, al encuentro de los judíos, y el rey acampó contra Judea y contra el monte Sión. Hizo la paz con los de Bet Sur, que salieron de la ciudad al no tener allí víveres para sostener el sitio por ser año sabático para la tierra. El rey ocupó Bet Sur y dejó allí una guarnición para su defensa. Muchos días estuvo sitiando el santuario. Levantó allí plataformas de tiro e ingenios de guerra, lanzallamas, catapultas, escorpiones de lanzar flechas y hondas. Por su parte, los sitiados construyeron ingenios contra los ingenios de los otros y combatieron durante muchos días. Pero no había víveres en los almacenes, porque aquel era año séptimo, y además los israelitas liberados de los gentiles y traídos a Judea habían consumido las últimas reservas. Víctimas, pues, del hambre, dejaron unos pocos hombres en el Lugar Santo y los demás se dispersaron cada uno a su casa. Se enteró Lisias de que Filipo, aquel a quien el rey Antíoco había confiado antes de morir la educación de su hijo Antíoco para el trono, había vuelto de Persia y Media y con él las tropas que acompañaron al rey, y que trataba de hacerse con la dirección del gobierno. Entonces se apresuró a señalar la conveniencia de volverse, diciendo al rey, a los capitanes del ejército y a la tropa: «De día en día venimos a menos; las provisiones faltan; la plaza que asediamos está bien fortificada y los negocios del reino nos urgen. Demos, pues, la mano a estos hombres, hagamos la paz con ellos y con toda su nación y permitámosles vivir según sus costumbres tradicionales, pues irritados por habérselas abolido nosotros, se han portado de esta manera.» El rey y los capitanes aprobaron la idea y el rey envió a proponer la paz a los sitiados. Estos la aceptaron y el rey y los capitanes se la juraron. Con esta garantía salieron de la fortaleza y el rey entró en el monte Sión. Pero al ver la fortaleza de aquel lugar, violó el juramento que había hecho y ordenó destruir la muralla que lo rodeaba. Luego, a toda prisa, partió y volvió a Antioquía, donde encontró a Filipo dueño de la ciudad. Le atacó y se apoderó de la ciudad por la fuerza.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Una parte del ejército sirio marchó hacia Jerusalén y la asedió. Otra parte asedió de nuevo la ciudad de Bet Sur, que la intervención de Judas había hecho desistir anteriormente. El rey sirio organizó detalladamente el asedio, con instrumentos adecuados y estrategias. Igualmente los habitantes de Bet Sur se prepararon para organizar la resistencia al asedio enemigo. Pero era el año sabático de la tierra y, por tanto, no tenían suficientes reservas de alimentos. Además, la ciudad había recibido a muchos otros judíos que se habían refugiado entre sus muros para huir de la persecución. El texto destaca que el respeto de la ley del año sabático de la tierra fue el motivo principal que impulsó a los judíos a negociar la paz con el rey atacante. Según la ley (Éxodo 23,10-11), del mismo modo que el hombre, que el séptimo día (el sábado), debía descansar del trabajo manual, también la tierra cada siete años debía dejarse sin cultivar. Los frutos espontáneos que producía debían ser recolectados libremente solo por los pobres y los peregrinos. Dicho año de reposo, llamado sabático, iba de otoño a otoño. Pero no siempre se observaba dicha medida. En este caso es evidente que sí, lo que confirma el renacimiento religioso macabeo, que se caracteriza, precisamente, por la observancia de la ley de los padres. Por otra parte, el motivo que llevó a los macabeos a empezar la revuelta fue precisamente la restauración de la Ley. La falta de alimentos debilitó a los judíos de Bet Sur hasta el punto de que algunos abandonaron la ciudad para ir a buscar algún modo de sustento. Pero cuando estaban a punto de ceder, Lisias, el comandante de las tropas sirias, recibió la noticia de que su rival Filipo había vuelto a Persia encabezando sus tropas. Así pues, decidió volver a su patria: era más importante la conquista del poder en su patria que el asedio de Jerusalén. No lo podía decir abiertamente, por lo que Lisias ideó un verdadero plan de paz: «De día en día venimos a menos; las provisiones faltan; la plaza que asediamos está bien fortificada y los negocios del reino nos urgen. Demos, pues, la mano a estos hombres, hagamos la paz con ellos y con toda su nación y permitámosle vivir según sus costumbres tradicionales, pues irritados por habérselas abolido nosotros, se han portado de esta manera» (vv. 57-59). Más allá de las verdaderas intenciones de Lisias, su plan es inteligente porque elimina el verdadero motivo de la revuelta por parte de los macabeos, es decir, la libertad de profesar libremente su fe. Se cierra así el primer período de las luchas macabeas con el pleno reconocimiento de los derechos particulares del pueblo judío y el paso automático de Judas de su papel de bandido al de jefe legal de su nación.


30/10/2013
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri