Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Primero de los Macabeos 7,1-24

El año 151, Demetrio, hijo de Seleuco, salió de Roma y, con unos pocos hombres, arribó a una ciudad marítima donde se proclamó rey. Cuando se disponía a entrar en la residencia real de sus padres, el ejército apresó a Antíoco y a Lisias para llevarlos a su presencia. Al saberlo, dijo: «No quiero ver sus caras.» El ejército los mató y Demetrio se sentó en su trono real. Entonces todos los hombres sin ley e impíos de Israel acudieron a él, con Alcimo al frente, que pretendía el sumo sacerdocio. Ya en su presencia, acusaron al pueblo diciendo: «Judas y sus hermanos han hecho perecer a todos tus amigos y a nosotros nos han expulsado de nuestro país. Envía, pues, ahora una persona de tu confianza, que vaya y vea los estragos que en nosotros y en la provincia del rey han causado, y los castigue a ellos y a todos los que les apoyan.» El rey eligió a Báquides, uno de los amigos del rey, gobernador de Transeufratina, grande en el reino y fiel al rey. Le envió con el impío Alcimo, a quien concedió el sacerdocio, a tomar venganza de los israelitas. Partieron con un ejército numeroso y en llegando a la tierra de Judá, enviaron mensajeros a Judas y sus hermanos con falsas proposiciones de paz. Pero éstos no hicieron caso de sus palabras, porque vieron que habían venido con un ejército numeroso. No obstante, un grupo de escribas se reunió con Alcimo y Báquides, tratando de encontrar una solución justa. Los asideos eran los primeros entre los israelitas en pedirles la paz, pues decían: «Un sacerdote del linaje de Aarón ha venido con el ejército: no nos hará ningún mal.» Habló con ellos amistosamente y les aseguró bajo juramento: «No intentaremos haceros mal ni a vosotros ni a vuestros amigos.» Le creyeron, pero él prendió a sesenta de ellos y les hizo morir en un mismo día, según la palabra que estaba escrita: = «Esparcieron la carne y la sangre de tus santos en torno a Jerusalén y no hubo quien les diese sepultura.» = Con esto, el miedo hacia ellos y el espanto se apoderó del pueblo, que decía: «No hay en ellos verdad ni justicia, pues han violado el pacto y el juramento que habían jurado.» Báquides partió de Jerusalén y acampó en Bet Zet. De allí mandó a prender a muchos que habían desertado donde él y a algunos del pueblo, los mató y los arrojó en el pozo grande. Luego puso la provincia en manos de Alcimo, dejó con él tropas que le sostuvieran y se marchó adonde el rey. Alcimo luchó por el sumo sacerdocio. Se le unieron todos los perturbadores del pueblo, se hicieron dueños de la tierra de Judá y causaron graves males a Israel. Viendo Judas todo el daño que Alcimo y los suyos hacían a los hijos de Israel, mayor que el que habían causado los gentiles, salió a recorrer todo el territorio de Judea para tomar venganza de los desertores y no dejarles andar por la región.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El capítulo siete abre un nuevo período en la historia de los macabeos. Y empieza con las reivindicaciones de los judíos helenizados que no soportaban el éxito alcanzado, según Judas, en las negociaciones de paz con Lisias. Aprovechando un nuevo cambio de guardia en Siria, aquellos fueron a Antioquía, guiados por Alcimo, que había aceptado la helenización y que aspiraba a arrebatar el liderazgo de la clase sacerdotal, para reunirse con el nuevo soberano, Demetrio I, y convencerle de que pusiera fin al predominio de Judas. Demetrio, el hijo superviviente de Seleuco IV, no había recibido la aprobación del senado romano. Los romanos prefirieron a Antíoco V, todavía muy joven y más manipulable. Pero Demetrio logró huir de Roma y en Trípoli se proclamó rey legítimo. La población de Antioquía y el ejército lo reconocieron como rey y lo acogieron en la residencia real. Era el año 161. Hizo ajusticiar de inmediato a Eupátor y al ministro Lisias y abrió una nueva época política que preveía, entre otras cosas, una fuerte represión contra los judíos. Una parte decisiva de esta estrategia se debió a los judíos helenizados, que pusieron en guardia rápidamente al nuevo soberano ante el excesivo poder que Judas había logrado, tras la paz con Lisias: «Judas –le dijeron a Demetrio– y sus hermanos han hecho perecer a todos tus amigos y a nosotros nos han expulsado de nuestro país. Envía, pues, ahora una persona de tu confianza, que vaya y vea los estragos que en nosotros y en la provincia del rey han causado, y los castigue a ellos y a todos los que los apoyan» (vv. 6-7). Demetrio decidió escuchar la postura de Alcimo y envió a Báquides, hombre de confianza de la casa real («uno de los amigos del rey»), como gobernador de la región de Jerusalén, cargo que ya ocupaba Lisias. Algunos seguidores de Judas, entre los que estaban los mismos hasidim, los «piadosos», se dejaron convencer por Báquides que, apenas llegar a Jerusalén, colocó inmediatamente a Alcimo en el más alto cargo sacerdotal, y le confió la tarea de «tomar venganza de los israelitas» (v. 9). Escribe el texto: «Los asideos eran los primeros entre los israelitas en pedirles la paz, pues se decían: “Un sacerdote del linaje de Aarón ha venido con el ejército; no nos hará ningún mal”. Habló con ellos amistosamente y les aseguró bajo juramento: “No intentaremos haceros mal ni a vosotros ni a vuestros amigos”» (vv. 13-16). Y le creyeron. Pero la represión llegó de inmediato: «Él prendió a sesenta de ellos y los hizo morir en un mismo día, según la palabra que estaba escrita: «Esparcieron la carne y la sangre de tus santos en torno a Jerusalén y no hubo quien les diese sepultura». Con esto, el miedo hacia ellos y el espanto se apoderaron del pueblo, que decía: «No hay en ellos verdad ni justicia, pues han violado el pacto y el juramento que habían jurado» (vv. 16b-18). Báquides abandonó la región y confió su gobierno a Alcimo, que intentó de todos los modos conservar al sumo sacerdote desahogando su rencor contra los adversarios. Judas comprendió que había llegado el momento de actuar para evitar mayores daños al pueblo de Israel. Entonces organizó incursiones de castigo contra los hombres de Alcimo y contra los que se habían pasado a su bando. Y eran tan eficaces que obligaron a Alcimo a volver a Antioquía para pedir más tropas al rey.


31/10/2013
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
NOV
27
Domingo 27 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
28
Lunes 28 de noviembre
Memoria de los pobres
NOV
29
Martes 29 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
30
Miércoles 30 de noviembre
Memoria de los apóstoles
DIC
1
Jueves 1 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
2
Viernes 2 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
3
Sábado 3 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri