Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de san Carlos Borromeo (†1584), obispo de Milán.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Primero de los Macabeos 7,26-50

El rey envió a Nicanor, uno de sus generales más distinguidos y enemigo declarado de Israel, y le mandó exterminar al pueblo. Nicanor llegó a Jerusalén con un ejército numeroso y envió a Judas y sus hermanos un insidioso mensaje de paz diciéndoles: «No haya lucha entre vosotros y yo; iré a veros amistosamente con una pequeña escolta.» Fue pues, donde Judas y ambos se saludaron amistosamente, pero los enemigos estaban preparados para raptar a Judas. Al conocer que había venido a él con engaños, se atemorizó Judas y no quiso verle más. Viendo descubiertos sus planes, Nicanor salió a enfrentarse con Judas cerca de Cafarsalamá. Cayeron unos quinientos hombres del ejército de Nicanor y los demás huyeron a la Ciudad de David. Después de estos sucesos, subió Nicanor al monte Sión. Salieron del Lugar Santo sacerdotes y ancianos del pueblo para saludarle amistosamente y mostrarle el holocausto que se ofrecía por el rey. Pero él se burló de ellos, les escarneció, les mancilló y habló insolentemente. Colérico, les dijo con juramento: «Si esta vez no se me entrega Judas y su ejército en mis manos, cuando vuelva, hecha la paz, prenderé fuego a esta Casa.» Y salió lleno de furor. Entraron los sacerdotes y, de pie ante el altar y el santuario, exclamaron llorando: «Tú has elegido esta Casa para que en ella fuese invocado tu nombre y fuese casa de oración y súplica para tu pueblo; toma vengaza de este hombre y de su ejército y caigan bajo la espada. Acuérdate, de sus blasfemias y no les des tregua.» Nicanor partió de Jerusalén y acampó en Bet Jorón, donde se le unió un contingente de Siria. Judas acampó en Adasá con 3.000 hombres y oró diciendo: «Cuando los enviados del rey blasfemaron, salió tu ángel y mató a 185.000 de ellos; destruye también hoy este ejército ante nosotros y reconozcan los que queden que su jefe profirió palabras impías contra tu Lugar Santo; júzgale según su maldad.» El día trece del mes de Adar trabaron batalla los ejércitos y salió derrotado el de Nicanor. Nicanor cayó el primero en el combate, y su ejército, al verle caído, arrojó las armas y se dio a la fuga. Les estuvieron persiguiendo un día entero, desde Adasá hasta llegar a Gázara, dando aviso tras ellos con el sonido de las trompetas. Salió gente de todos los pueblos judíos del contorno y, envolviéndoles, les obligaron a volverse los unos sobre los otros. Todos cayeron a espada; no quedó ni uno de ellos. Tomaron los despojos y el botín; cortaron la cabeza de Nicanor y su mano derecha, aquella que había extendido insolentemente, y las llevaron para exponerlas a la vista de Jerusalén. El pueblo se llenó de gran alegría; celebraron aquel día como un gran día de regocijo y acordaron conmemorarlo cada año el trece de Adar. El país de Judá gozó de sosiego por algún tiempo.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Tras el fracaso de Alcimo, Demetrio envió a Jerusalén a Nicanor, que había huido con él de Roma. Nicanor, considerado uno de los generales sirios más expertos, encabezó la nueva formación de elefantes del ejército de Demetrio. Según indica el autor, era «enemigo declarado de Israel» (v. 26). Al recibir la orden de «exterminar al pueblo» se encaminó hacia Jerusalén con un gran ejército. Tras un primer enfrentamiento con Judas buscó el camino del acuerdo y ofreció condiciones aceptables de paz, probablemente prometiendo también a Judas que sucedería a Alcimo en el sumo sacerdocio. Este último, por miedo de que creciera la amistad entre Nicanor y Judas, fue a lamentarse al rey, y como resultado el rey ordenó capturar a Judas y enviarlo encadenado a Antioquía, como se escribe en el segundo libro de los Macabeos (14,26-27). Nicanor, para capturar a Judas, pensó en una estratagema para evitar que se produjeran disturbios. Pero Judas, que intuyó el cambio de actitud de Nicanor, huyó dejándole el campo libre en Jerusalén. Nicanor sospechó que habían sido los sacerdotes los que lo habían traicionado y les amenazó con represalias si no le entregaban a Judas: «Se burló de ellos, los escarneció, los mancilló y habló insolentemente. Colérico, les dijo con juramento: “Si esta vez no se me entrega a Judas y su ejército en mis manos, cuando vuelva, hecha la paz, prenderé fuego a este templo”» (vv. 34-35). Los sacerdotes, envueltos en lágrimas, invocaron al cielo para que se salvara el templo: «Tú has elegido este templo para que en él fuese invocado tu nombre y fuese casa de oración y súplica para tu pueblo; toma venganza de este hombre y de su ejército y caigan bajo la espada. Acuérdate de sus blasfemias y no les des tregua» (vv. 37-38). Mientras Nicanor hacía formar a su ejército para empezar la batalla contra los judíos, Judas se puso a orar ante el Señor. Era consciente de que su verdadera arma era la oración y su verdadera fuerza era el Señor. Su fe lo llevó a desafiar a Dios recordándole lo que había hecho con su pueblo: «Cuando los enviados del rey blasfemaron, salió tu ángel y mató a ciento ochenta y cinco mil de ellos; destruye también hoy este ejército ante nosotros y reconozcan los que queden que su jefe profirió palabras impías contra tu Lugar Santo; júzgale según su maldad» (vv. 41-42). El 13 de Adar (marzo de 160 a.C.), Judas entró en batalla y venció. Nicanor fue asesinado y sus tropas huyeron a Gaza (Gázara); pero fueron interceptadas por los partidarios de Judas, repelidas y exterminadas. El autor concluye el episodio subrayando la alegría por la victoria obtenida sobre todo porque significaba la libertad de profesar su fe y un tiempo de paz tras la dura represión siria. «El país de Judá gozó de sosiego por algún tiempo» (v. 50).


04/11/2013
Oración por los enfermos


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri