Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Primero de los Macabeos 9,23-49

Con la muerte de Judas asomaron los sin ley por todo el territorio de Israel y levantaron cabeza todos los que obraban la iniquidad. Hubo entonces un hambre extrema y el país se pasó a ellos. Báquides escogió hombres impíos y los puso al frente del país. Se dieron éstos a buscar con toda su suerte de pesquisas a los amigos de Judas y los llevaban a Báquides, que les castigaba y escarnecía. Tribulación tan grande no sufrió Israel desde los tiempos en que dejaron de aparecer profetas. Entonces todos los amigos de Judas se reunieron y dijeron a Jonatán: «Desde la muerte de tu hermano Judas no tenemos un hombre semejante a él que salga y vaya contra los enemigos, contra Báquides y contra los que odian a nuestra nación. Por eso, te elegimos hoy a ti para que, ocupando el lugar de tu hermano, seas nuestro jefe y guía en la lucha que sostenemos.» En aquel momento Jonatán tomó el mando como sucesor de su hermano Judas. Al enterarse Báquides trataba de hacer morir a Jonatán. Pero Jonatán lo supo y su hermano Simón y todos sus partidarios y huyeron al desierto de Técoa, donde establecieron su campamento junto a las aguas de la cisterna de Asfar. (Báquides se enteró un día de sábado y pasó con todas las tropas al lado de allá del Jordán.) Jonatán envió a su hermano, jefe de la tropa, a pedir a sus amigos los nabateos autorización para dejar con ellos su impedimenta, que era mucha. Pero los hijos de Amrai, los de Medabá, hicieron una salida, se apoderaron de Juan y de cuanto llevaba y se alejaron con su presa. Después de esto, Jonatán y su hermano Simón, recibieron la noticia de que los hijos de Amrai celebraban una espléndida boda y traían de Nabatá, en medio de gran pompa, a la novia, hija de uno de los principales de Canaán. Recordaron entonces el sangriento fin de su hermano Juan y subieron a ocultarse al abrigo de la montaña. Al alzar los ojos, vieron que avanzaba en medio de confusa algazara una numerosa caravana, y que a su encuentro venía el novio, acompañado de sus amigos y hermanos, con tambores, música y gran aparato. Salieron entonces de su emboscada y cayeron sobre ellos para matarlos. Muchos cayeron muertos y los demás huyeron a la montaña. Se hicieron con todos sus despojos. = La boda acabó en duelo y la música en lamentación. = Una vez tomada venganza de la sangre de su hermano, se volvieron a las orillas pantanosas del Jordán. Al enterarse Báquides, vino el día de sábado con numerosa tropa a las riberas del Jordán. Jonatán dijo a su gente: «Levantémonos y luchemos por nuestras vidas, que hoy no es como ayer y anteayer. Delante de nosotros y detrás, la guerra; por un lado y por otro, las aguas del Jordán, las marismas, las malezas: no hay lugar a donde retirarse. Levantad, pues, ahora la voz al Cielo para salvaros de las manos de vuestros enemigos.» Entablado el combate, Jonatán tendió su mano para herir a Báquides y éste le esquivó echándose atrás, con lo que Jonatán y los suyos pudieron lanzarse al Jordán y ganar a nado la orilla opuesta. Sus enemigos no atravesaron el río en su persecución. Unos mil hombres del ejército de Báquides sucumbieron aquel día.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Con la muerte de Judas, el movimiento de revuelta, ya en parte minado por el cansancio de seis años de luchas incesantes, recibió un golpe durísimo, que tal vez habría podido significar su fin si los hombres enviados a Antioquía se hubieran mostrado más atentos y tolerantes hacia los judíos. El autor destaca la «tribulación tan grande» a la que fueron sometidos los judíos tras la muerte de Judas: «Báquides escogió hombres impíos y los puso al frente del país. Se dieron estos a buscar con toda suerte de pesquisas a los amigos de Judas y los llevaban a Báquides, que los castigaba y escarnecía. Tribulación […] grande […] sufrió Israel» (vv. 25-27). Hace pensar la nota del autor: aquella tribulación no se producía «desde los tiempos en que dejaron de aparecer profetas» (v. 27). Es una constante en la historia del pueblo del Señor, tanto en la Antigua Alianza como en la Nueva, es decir, el vínculo que se produce entre la ausencia de profecía, el debilitamiento moral y el crecimiento de la opresión y la violencia. De todos modos hubo una reacción por parte de los «amigos de Judas», es decir, los que no habían vivido en vano la amistad con el enviado del Señor. Estos se dirigieron a Jonatán, el más joven de los hijos de Matatías, al que consideraban similar a Judas, y le dijeron: «Te elegimos hoy a ti para que, ocupando el lugar de tu hermano, seas nuestro jefe y guía en la lucha que sostenemos» (v. 30). Era necesario que alguien se tomara la responsabilidad de luchar contra los enemigos de Dios. Báquides, al saberlo, se puso a seguir a Jonatán para matarlo, pero este se refugió en el desierto de Técoa. Y allí reorganizó las fuerzas de la resistencia. Envió a su hermano Juan a los nabateos para poner a buen recaudo sus equipos, pero fue interceptado por «los hijos de Amrai», fue raptado y asesinado. Como represalia Jonatán y Simón transformaron la fiesta de bodas de un noble cananeo en una masacre. Es una acción incomprensible en el contexto neotestamentario y que se puede inscribir únicamente dentro de una civilización todavía poco permeada por aquella fraternidad que, a pesar de todo, ya se revela en la tradición bíblica. La venganza desata siempre una espiral que difícilmente se puede parar. Báquides, al saber lo sucedido, reaccionó inmediatamente y tendió –«el día de sábado»– una emboscada a Jonatán. Esta vez Jonatán no olvidó invocar la ayuda de Dios. Y, tras haber exhortado a los suyos para que entraran en la batalla, les dijo: «Levantad, pues, ahora la voz al Cielo para salvaros de las manos de vuestros enemigos» (v. 46). Y a Jonatán se le concedió la victoria sobre el ejército enemigo.


07/11/2013
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri