Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de San Francisco Javier, jesuita del siglo XVI, misionero en India y Japón.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Lucas 10,21-24

En aquel momento, se llenó de gozo Jesús en el Espíritu Santo, y dijo: «Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños. Sí, Padre, pues tal ha sido tu beneplácito. Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo sino el Padre; y quién es el Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.» Volviéndose a los discípulos, les dijo aparte: «¡Dichosos los ojos que ven lo que veis! Porque os digo que muchos profetas y reyes quisieron ver lo que vosotros veis, pero no lo vieron, y oír lo que vosotros oís, pero no lo oyeron.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El evangelista Lucas abre el capítulo décimo con el envío de los setenta y dos discípulos, de dos en dos, para preparar, en la ciudad donde Jesús tenía que ir, su llegada. A la tarde, después de haber realizado esta primera misión, cuando se reúnen alrededor del Maestro, están llenos de alegría. Y cuentan los prodigios que han podido realizar. Entre otras cosas, están llenos de satisfacción pero también de estupor, y refieren a Jesús: “Señor, hasta los demonios se nos someten en tu nombre” (17). Era la alegría asombrada de quien experimenta la fuerza del Evangelio. Probablemente habían creído poco en el “poder” que Jesús les había confiado, como muchas veces nos pasa también a nosotros cada vez que escuchamos el Evangelio: es fácil dudar de la fuerza de cambio presente en la Palabra de Dios. Pero aquel día, quizá por el entusiasmo de la primera vez, han comunicado con pasión verdadera lo que Jesús les había dicho. Y los frutos han sido inmediatos. Al escuchar su relato, Jesús se alegra profundamente. El evangelista subraya que “en aquel momento”, es decir, mientras escucha el relato de los discípulos, como queriendo unirse estrechamente a él, “se llenó de gozo Jesús en el Espíritu Santo”. No es un entusiasmo superficial. Los sentimientos que Jesús siente en aquel momento son mucho más. Es la alegría al ver que la acción de los discípulos es su misma acción. Los discípulos actúan en su mismo Espíritu. Por esto afirma: “Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo”. Jesús estaba con ellos, les acompañaba y veía lo que ellos hacían en su nombre. De esta conciencia nace del corazón de Jesús la oración de acción de gracias al Padre: “Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes y se las has revelado a ingenuos”. Es la alegría que Jesús siente al ver que la misión que le ha confiado el Padre, es decir, la instauración del Reino de los cielos, está empezando a realizarse también a través de la obra de aquellos discípulos. Jesús sabe bien que no son hombres poderosos, es más, son pequeños y débiles. Pero es esta -dice Jesús al Padre- la forma en que se realiza el Reino de los cielos en medio de los hombres. Y une de forma directa la relación que él tiene con el Padre con la que establece con los discípulos. En la familiaridad con Jesús los discípulos alcanzan esa misma con el Padre que está en los cielos. Es el don de la comunión que conforma la vida misma de los discípulos.


03/12/2013
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
NOV
27
Domingo 27 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
28
Lunes 28 de noviembre
Memoria de los pobres
NOV
29
Martes 29 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
30
Miércoles 30 de noviembre
Memoria de los apóstoles
DIC
1
Jueves 1 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
2
Viernes 2 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
3
Sábado 3 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo