Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Mateo 11,28-30

«Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso. Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jesús tiene ante sus ojos esas multitudes de pobres y de débiles, multitudes de “pequeños”. Son multitudes cansadas y abatidas como ovejas sin pastor. En varias ocasiones los Evangelios subrayan la compasión de Jesús hacia ellos. Y advierten que con frecuencia es Jesús mismo el que va a su encuentro, a mezclarse con ellos, a comer con ellos, a “perder tiempo” con ellos. Pero ahora -en un momento especialmente solemne- los llama hacia sí: “Venid a mí”. Ciertamente los ve gemir por la dureza de las pesadas condiciones en las que viven, pero también por el peso de prescripciones rituales impuestas por los fariseos que no conocen ni el amor ni la misericordia. Sobre las espaldas de estos “pequeños”, estas prescripciones pesaban como un yugo duro y calloso, similar al que los campesinos ponían sobre el cuello de los animales de tiro. La ley, dada para la salvación y la vida (Ez 20,13), se había transformado en una carga insoportable de centenares de minuciosas prescripciones que, de hecho, ninguno cumplía, ni siquiera los doctores de la ley. Jesús, conmovido por estas multitudes numerosas, ahora las llama consigo y les promete consuelo: “Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso”. Es el descanso y el consuelo de quien ha venido para servir, para ayudar, para amar, para salvar y no para ganar para sí. Y, respecto al “yugo” de los fariseos, Jesús propone su “yugo” que es “suave y ligero”. Es fácil llevarlo. No porque no sea exigente. Al contrario, Jesús propone un ideal alto, predica un Evangelio que requiere radicalidad en las decisiones y dedicación total de la vida. Sin embargo, este yugo es ligero, porque es verdaderamente cercano al hombre, como él mismo está cerca de los hombres, de los pequeños y de los débiles. Jesús se pone a sí mismo como ejemplo: “aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón”. El “yugo” de Jesús es él mismo y su Evangelio. No se trata por tanto de un peso externo que se coloca sobre nuestra espalda como si fuéramos animales de carga. Es yugo es Jesús que viene a nuestro lado, que camina con nosotros, que nos sostiene en todo momento de la vida. El yugo es el Evangelio del amor que Jesús deposita en nuestro corazón. Juan, el discípulo del amor, en su primera carta puede escribir: “sus mandamientos no son pesados” (5, 3). El amor de Jesús es lo que salva y sostiene.


11/12/2013
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
FEB
19
Domingo 19 de febrero
Liturgia del domingo
FEB
20
Lunes 20 de febrero
Oración por la Paz
FEB
21
Martes 21 de febrero
Memoria de la Madre del Señor
FEB
22
Miércoles 22 de febrero
Memoria de los apóstoles
FEB
23
Jueves 23 de febrero
Memoria de la Iglesia
FEB
24
Viernes 24 de febrero
Memoria de Jesús crucificado
FEB
25
Sábado 25 de febrero
Vigilia del domingo
FEB
26
Domingo 26 de febrero
Liturgia del domingo