Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de san Antonio Abad. Siguió al Señor en el desierto egipcio y fue padre de muchos monjes. Jornada de reflexión sobre las relaciones entre el judaísmo y el cristianismo


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Marcos 2,1-12

Entró de nuevo en Cafarnaúm; al poco tiempo había corrido la voz de que estaba en casa. Se agolparon tantos que ni siquiera ante la puerta había ya sitio, y él les anunciaba la Palabra. Y le vienen a traer a un paralítico llevado entre cuatro. Al no poder presentárselo a causa de la multitud, abrieron el techo encima de donde él estaba y, a través de la abertura que hicieron, descolgaron la camilla donde yacía el paralítico. Viendo Jesús la fe de ellos, dice al paralítico: «Hijo, tus pecados te son perdonados.» Estaban allí sentados algunos escribas que pensaban en sus corazones: «¿Por qué éste habla así? Está blasfemando. ¿Quién puede perdonar pecados, sino Dios sólo?» Pero, al instante, conociendo Jesús en su espíritu lo que ellos pensaban en su interior, les dice: «¿Por qué pensáis así en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil, decir al paralítico: "Tus pecados te son perdonados", o decir: "Levántate, toma tu camilla y anda?" Pues para que sepáis que el Hijo del hombre tiene en la tierra poder de perdonar pecados - dice al paralítico -: A ti te digo, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa.» Se levantó y, al instante, tomando la camilla, salió a la vista de todos, de modo que quedaban todos asombrados y glorificaban a Dios, diciendo: «Jamás vimos cosa parecida.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Continúa la lectura del Evangelio de Marcos. Después de algunos días en los que había ido a la región vecina para predicar el Evangelio, Jesús regresa de nuevo a Cafarnaún y se queda en la casa de Pedro, convertida ya en la residencia habitual de aquella pequeña comunidad. Y, como de costumbre, muchos acuden para llamar a aquella puerta. Continúa ese clima de euforia y de fiesta que se creaba allí donde iba Jesús. El ánimo de la gente que acudía se llenaba cada vez más de esperanza, y en los rostros se veía crecer el deseo de estar bien, de tener una vida más serena, un futuro menos angustiado. Eran ya muchos los que creían que finalmente había llegado el tiempo en que era posible ser felices. Había esperanza de curación incluso para un paralítico. Algunos amigos suyos le llevaron donde Jesús. Estos, llegados a la puerta, no consiguen entrar debido a la gran multitud. Sin resignarse en absoluto, suben al tejado de la casa con aquel enfermo y lo descolgaron delante de Jesús. Es verdaderamente sorprendente el amor apasionado de estos amigos. No sólo no se resignan ante las dificultades que encuentran, como muchas veces nos sucede sin embargo a nosotros, que cedemos a la primera dificultad que encontramos; sino que inventan lo imposible con tal de llevarlo ante aquel profeta. El amor apasionado empuja a superar cualquier obstáculo. No hay duda de que en la estratagema que conciben se manifiesta la fuerza del amor por ese amigo enfermo, a la vez que la total confianza depositada en Jesús. Su insistencia, su amor, son recompensados con mucha más abundancia de la que pensaban. En cuanto Jesús ve a ese enfermo lo cura en el corazón perdonando sus pecados, y después le hace levantarse de la camilla curándole también en el cuerpo. Sí, aquel paralítico, como todos los pobres, tenía necesidad de ser curado en el cuerpo pero también en el corazón. Podríamos decir, parafraseando un dicho evangélico: no sólo de pan viven los pobres, sino también de amor y de perdón. Y cada vez que esto sucede -y sucede cuando los discípulos dan su vida para ayudar a quien sufre- se repite el milagro de la curación plena. Y nosotros, junto a los demás, debemos maravillarnos una vez más ante el poder del amor del Señor que sigue realizando prodigios en medio de nosotros.


17/01/2014
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
ENE
15
Domingo 15 de enero
Liturgia del domingo
ENE
16
Lunes 16 de enero
Oración por la Paz
ENE
17
Martes 17 de enero
Memoria de la Madre del Señor
ENE
18
Miércoles 18 de enero
Memoria de los santos y de los profetas
ENE
19
Jueves 19 de enero
Memoria de la Iglesia
ENE
20
Viernes 20 de enero
Memoria de Jesús crucificado
ENE
21
Sábado 21 de enero
Vigilia del domingo
ENE
22
Domingo 22 de enero
Liturgia del domingo