Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Marcos 3,31-35

Llegan su madre y sus hermanos, y quedándose fuera, le envían a llamar. Estaba mucha gente sentada a su alrededor. Le dicen: «¡Oye!, tu madre, tus hermanos y tus hermanas están fuera y te buscan.» El les responde: «¿Quién es mi madre y mis hermanos?» Y mirando en torno a los que estaban sentados en corro, a su alrededor, dice: «Estos son mi madre y mis hermanos. Quien cumpla la voluntad de Dios, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El evangelista Marcos sigue mostrándonos a Jesús que está en una casa rodeado de una gran multitud. Mientras está hablando llegan sus parientes con María. El evangelista no dice el motivo de su visita, pero no es difícil imaginar que quizá estaban preocupados por las exageraciones que Jesús mostraba o incluso porque habían sabido que los fariseos lo estaban vigilando, hasta el punto de mandar a algunos desde Jerusalén. Querían verle y hablar con él. Cansados quizá por el viaje -venían de Nazaret- no esperaron a que Jesús terminara de hablar y mandaron a alguien a anunciarle su llegada. La aglomeración era mucha y ellos se quedaron “fuera”. Este detalle no es simplemente espacial. Aquellos familiares estaban fuera, es decir, no estaban entre los que escuchaban al joven profeta. Ya podemos deducir de esta notación que no son los lazos de sangre ni tampoco los vínculos de una costumbre ritual los que llevan a ser verdaderos familiares de Jesús. Sólo quien está dentro de la casa, es decir, sólo los que escuchan personalmente la Palabra de Dios, forman parte de la nueva familia que ha venido a formar. En efecto, a quien le viene a decir que fuera de la casa estaban su madre y sus otros hermanos, Jesús “mirando en torno a los que estaban sentados en corro, a su alrededor, dice: «Estos son mi madre y mis hermanos»”. Con esta afirmación clara y neta, Jesús indica quién forma parte de su nueva familia, de la Iglesia: los miembros de esta familia son los que escuchan el Evangelio. Y de esta escucha nace la comunidad cristiana, es sobre la Palabra de Dios sobre la que se edifica la casa. La Palabra de Dios es la roca que sostiene toda comunidad, la Iglesia entera. Y tal comunidad -hay que notarlo con atención- no es una asociación cualquiera. Esta tiene los rasgos de una familia. La Iglesia debe vivir como una familia, es decir, con esos lazos que son propios de esta institución. Los miembros deben ser verdaderamente familiares del padre y entre sí. En ese sentido es decisiva la familiaridad de las relaciones con Jesús y con los demás. Debemos estar atentos a no caer en la tentación de creernos familiares porque observamos algunos ritos y practicamos algunas obras buenas. La cercanía con Jesús tiene los rasgos de las relaciones que se tienen con los familiares, por tanto llenas de espíritu, de fuerza humana, de pertenencia apasionada, de amor gratuito. Este es el sentido del discipulado. Ser discípulos requiere la escucha atenta y disponible de las palabras de Jesús y la implicación de nuestra vida con él. En definitiva, no basta con formar parte del grupo de los cristianos para ser discípulos, como aquellos “parientes” sentían su relación con Jesús. Cada día debemos entrar “dentro” de la comunidad y escuchar el Evangelio como se nos predica. ¡No se es discípulo de una vez por todas! Cada día necesitamos estar junto a Jesús y escuchar su palabra. Si vivimos así, Jesús dirigirá sus ojos llenos de amor también sobre nosotros y escucharemos que dice: “Estos son mi madre y mis hermanos”. Es la bienaventuranza de ser sus discípulos, no por nuestros méritos especiales sino sólo porque escuchamos su Palabra y tratamos de ponerla en práctica.


28/01/2014
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri