Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de santa Escolástica (ca. 480 – ca. 547), hermana de san Benito. Con ella recordamos a las ermitañas, las monjas y las mujeres que siguen al Señor.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Marcos 6,53-56

Terminada la travesía, llegaron a tierra en Genesaret y atracaron. Apenas desembarcaron, le reconocieron en seguida, recorrieron toda aquella región y comenzaron a traer a los enfermos en camillas adonde oían que él estaba. Y dondequiera que entraba, en pueblos, ciudades o aldeas, colocaban a los enfermos en las plazas y le pedían que tocaran siquiera la orla de su manto; y cuantos la tocaron quedaban salvados.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jesús ha cruzado a la otra orilla alcanzando a los discípulos, arrastrados por las olas del lago de Galilea. Su presencia, como otras veces, calma el mar y el viento, como calma el corazón de cada uno de nosotros cuando está angustiado y prisionero de sí mismo. Apenas desembarcan, dice el Evangelio que “le reconocieron en seguida”. La gente reconoce en él la misericordia, la bondad, la fuerza de curación y de perdón. Por ello acuden a él de todas partes llevando ante él a los enfermos. Es una escena habitual en los Evangelios: Jesús está siempre rodeado de la multitud, no se sustrae a sus demandas, no rechaza a nadie sino que vive en medio de los demás. Hace pensar en nuestra vida cristiana, nuestras comunidades: surge espontánea la pregunta sobre cómo vivimos la fuerza de curación y de salvación que el Señor ha venido a traernos. Quizá estamos preocupados por conservar lo que tenemos, en lugar de salir a encontrar a la gente, comprender sus demandas, sus necesidades. También es cierto que en este tiempo de crisis muchos nos buscan, nos piden, a veces incluso se agolpan en nuestros centros de acogida. ¿Estamos dispuestos a acoger sus palabras, o a veces la prisa nos impide tener la paciencia de escuchar, e inhibe la fuerza de la gracia que el Señor nos ha confiado para que la podamos comunicar? Observemos cómo para aquella gente era importante al menos tocar a Jesús. Así había ocurrido con la hemorroísa. No es un gesto mágico, sino un gesto que muestra la fuerza de la humanidad que proviene de él, de su amor. Jesús no se echa atrás, sabe lo importante que es el contacto con los demás, sobre todo en la necesidad; sabe lo necesarios que son los gestos y las palabras de ternura. A menudo el papa Francisco invita a “tocar las llagas de Jesús tocando las de los pobres”. Hoy somos todos un poco más miedosos, dominados por un falso respeto que nos hace a todos más duros, fríos, expeditivos, de forma que nos faltan gestos de ternura, de amistad, de los que hay tanta necesidad. Dejemos que los demás invadan nuestro territorio, que traspasen nuestras fronteras, para que a través nuestro puedan encontrar la fuerza del amor de Jesús, que cura y salva.


10/02/2014
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri