Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Marcos 10,1-12

Y levantándose de allí va a la región de Judea, y al otro lado del Jordán, y de nuevo vino la gente donde él y, como acostumbraba, les enseñaba. Se acercaron unos fariseos que, para ponerle a prueba, preguntaban: «¿Puede el marido repudiar a la mujer?» El les respondió: ¿Qué os prescribió Moisés?» Ellos le dijeron: «Moisés permitió escribir el acta de divorcio y repudiarla.» Jesús les dijo: «Teniendo en cuenta la dureza de vuestro corazón escribió para vosotros este precepto. Pero desde el comienzo de la creación, El los hizo varón y hembra. Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y los dos se harán una sola carne. De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Pues bien, lo que Dios unió, no lo separe el hombre.» Y ya en casa, los discípulos le volvían a preguntar sobre esto. El les dijo: «Quien repudie a su mujer y se case con otra, comete adulterio contra aquélla; y si ella repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Comienza una nueva sección del Evangelio de Marcos. El viaje a Jerusalén prosigue, y el evangelista hace llegar al grupo a la región de Judea, al territorio a oriente del Jordán. Jesús, siempre rodeado por una gran multitud, trata algunas cuestiones importantes para la vida de la comunidad cristiana. La primera tiene que ver con el matrimonio y la obligación de los cónyuges a mantenerse fieles toda la vida. Jesús afirma la indisolubilidad original del matrimonio haciendo referencia al designio inicial de Dios. La ley de Moisés permitía al hombre el acta de divorcio, aunque sólo si el hombre “encontraba en ella algo que le desagradaba”. Según Jesús esta norma es sólo una concesión a la insensibilidad del hombre; la intención original del Señor es un amor fiel para siempre. Por ello en el rito cristiano del matrimonio se repiten las palabras que Jesús pronuncia en el Evangelio: “Lo que Dios ha unido no lo separe el hombre”. En realidad la promesa de fidelidad y el deseo de una unión estable capaz de durar “todos los días de mi vida” –como proclaman los esposos el día de la boda- son sentimientos presentes en el corazón de todo hombre y de toda mujer que emprenden el camino de la construcción de una familia. Jesús hace aflorar y pone en valor el deseo de cada uno de nosotros de aprender a ser fiel y de no permanecer nunca solo, “en las alegrías y en las penas”. No se trata simplemente de hacer hincapié en un principio abstracto sino de hacer comprender la urgencia del amor, de la fidelidad, de la comprensión recíproca, y también del perdón y de la capacidad de saberse acompañar en la vida matrimonial. Estas palabras, más allá de la casuística, a la vez que subrayan el vínculo matrimonial como vínculo para toda la vida, sugieren además la vocación original a la comunión que el Señor ha inscrito en el corazón de cada uno. Nos ayudan también a comprender que el amor entre un hombre y una mujer no puede ser fruto sólo de un sentimiento, sino que debe estar fundado sobre un proyecto de amor que significa fidelidad y construcción. Se escucha con frecuencia que un matrimonio y una familia estables ya no se adaptan a los tiempos que vivimos. A los más jóvenes les parece especialmente difícil imaginar un amor definitivo y exclusivo para toda la vida. Jesús en el Evangelio, a la vez que recuerda que la fidelidad es el deseo profundo que Dios ha grabado en cada corazón, nos llama también a aprender a amar y a esforzarnos para que la unión de una familia sea estable y fuerte, a imagen del amor del Señor por toda la humanidad y por la Iglesia.


28/02/2014
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri