Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Lucas 9,22-25

Dijo: «El Hijo del hombre debe sufrir mucho, y ser reprobado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, ser matado y resucitar al tercer día.» Decía a todos: «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. Porque quien quiera salvar su vida, la perderá; pero quien pierda su vida por mí, ése la salvará. Pues, ¿de qué le sirve al hombre haber ganado el mundo entero, si él mismo se pierde o se arruina?

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

El episodio del Evangelio de Lucas, junto al del Deuteronomio (30, 15-20), nos sitúan en el camino de este tiempo cuaresmal. El pasaje del Deuteronomio, que nos refiere una parte del tercer discurso de Moisés al pueblo de Israel, pone delante nuestros dos caminos, el del bien y el del mal. El Señor tiene un gran respeto por nuestra libertad: no nos obliga al bien, nos lo propone porque el bien puede ser sólo fruto del amor. Nos dice: “Yo pongo hoy delante de ti la vida y el bien, la muerte y el mal”. Sí, la vida consiste en amar, mientras que la muerte en seguir el mal. De hecho advierte a los que se alejan de Dios y de sus mandamientos: “Yo os declaro hoy que pereceréis sin remedio”. En este tiempo es bueno reflexionar sobre esta responsabilidad que cada uno de nosotros tiene ante sí: elegir la senda del bien o la del mal. Nosotros podemos elegir. Hoy se justifica todo, incluso el mal. Pero ya sea el mal o el bien, el amor o su contrario, son fruto de una elección, o quizá de muchas pequeñas elecciones que se convierten en costumbres consolidadas. También Jesús vuelve sobre este tema en el pasaje evangélico que hemos escuchado, y dice: “Porque quien quiera salvar su vida, la perderá; pero quien pierda su vida por mí, ése la salvará”. De forma natural todos nosotros tratamos de pensar en nosotros mismos, de salvarnos de toda dificultad, de todo problema o angustia, y sobre todo pensamos en nosotros, en nuestro interés, en afirmarnos a nosotros mismos. Es el instinto malvado del amor por uno mismo, arraigado en el corazón de todo hombre. Ese instinto, que nos empuja a pensar sólo en nosotros, viene acompañado del desinterés por los demás, y a menudo incluso de la hostilidad hacia ellos, sobre todo cuando les percibimos como posibles competidores o enemigos. Jesús advierte: “¿De qué le sirve al hombre haber ganado el mundo entero, si él mismo se pierde o se arruina?” La sed de ganancias a cualquier precio parece una fiebre que no nos abandona nunca, una fiebre continua que sin embargo nos lleva a la ruina. ¡Cuántas vidas son sacrificadas en el altar de los beneficios! ¡Cuántas familias, cuántas relaciones se consumen para dar la primacía a las ganancias! Jesús enseña otro camino, y no con las palabras sino con el ejemplo: él se dirige a Jerusalén para salvarnos, para amarnos, a pesar de que esta elección conlleva también el sufrimiento y la muerte. Pero “al tercer día” resucitará a una vida nueva y plena. Jesús no es un Mesías poderoso y fuerte como querrían los hombres; él ha venido para dar su vida en rescate por todos. Su fuerza no es la de los hombres sino la del amor que no conoce límites, ni siquiera el límite del amor a sí mismo. Y dirigiéndose a todos los que lo siguen explica cuáles son las exigencias del seguimiento del Evangelio: alejarse del propio egoísmo, renunciar al amor sólo por uno mismo, abandonar las costumbres egocéntricas de siempre y asumir el estilo de vida de Jesús, es decir, no vivir ya para sí mismo sino para el Señor y para los demás. Éste es el sentido de la exhortación: “negarse a sí mismo y tomar la propia cruz”. Es el camino de los verdaderos beneficios: quien quiere conservar su vida, es decir, sus propias costumbres y tradiciones egocéntricas, la perderá. La salvación no consiste en tener muchas cosas sino en tener un corazón grande y en apasionarse por el Evangelio.


06/03/2014
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
NOV
27
Domingo 27 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
28
Lunes 28 de noviembre
Memoria de los pobres
NOV
29
Martes 29 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
30
Miércoles 30 de noviembre
Memoria de los apóstoles
DIC
1
Jueves 1 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
2
Viernes 2 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
3
Sábado 3 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri