Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Mateo 9,14-15

Entonces se le acercan los discípulos de Juan y le dicen: «¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos, y tus discípulos no ayunan?» Jesús les dijo: «Pueden acaso los invitados a la boda ponerse tristes mientras el novio está con ellos? Días vendrán en que les será arrebatado el novio; entonces ayunarán.

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Mientras damos los primeros pasos del camino cuaresmal, la palabra de Dios nos recuerda que el verdadero camino es el del corazón, el camino del cambio de la propia alma. No se trata simplemente de poner en práctica algunas prácticas exteriores y nada más. En el pasaje del profeta Isaías (58, 1-9) que se lee como primera lectura de la misa, hay una violenta denuncia del formalismo religioso hecho de prácticas y de ritos pero carente de la misericordia del corazón. Dice el Señor: “¿No será éste el ayuno que yo elija?: deshacer los nudos de la maldad, soltar las coyundas del yugo, dejar libres a los maltratados, y arrancar todo yugo. ¿No será partir al hambriento tu pan, y a los pobres sin hogar recibir en casa? ¿Que cuando veas a un desnudo le cubras, y de tu semejante no te apartes? Entonces brotará tu luz como la aurora”. El ayuno que el Señor quiere es el del propio egoísmo, para convertir el corazón a Él y al amor por los más pobres. De hecho el amor por los pobres nos libera del egoísmo, y en cierto modo nos conduce a vivir en la luz y a ser luz para los demás. El Evangelio de Mateo que hemos escuchado nos habla del ayuno y nos explica su sentido profundo. Los discípulos de Juan, que llevaban una vida más austera que la de los seguidores de Jesús, preguntan el porqué de aquella alegría suya. En efecto, la mera presencia de Jesús entre la gente creaba un clima de fiesta, de esperanza, en definitiva, de extraordinaria alegría, y los discípulos estaban verdaderamente contentos de estar con él y de compartir su vida. El seguimiento de Jesús no es un camino triste basado en las privaciones y la penitencia, sino exactamente lo contrario, de lo cual se percataron los discípulos de Juan hasta el punto de escandalizarse. Pero Jesús explica que estar con él es como la fiesta que se hacía en las bodas al llegar el novio. Sí, había llegado en medio de los débiles y de los pobres Aquel que liberaba de toda esclavitud y de toda tristeza. Jesús advierte sin embargo que la llegada del Reino conlleva también la lucha contra el mal, y que –como sucede en toda batalla- no faltarán momentos difíciles. Surgirán opositores que tratarán por todos los medios de acusar y de abatir a los discípulos que anuncian el Evangelio. Pero es necesario en cualquier caso vestirse de fiesta y beber el vino de la misericordia: esto nos hará fuertes incluso en los momentos difíciles.


07/03/2014
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
ENE
22
Domingo 22 de enero
Liturgia del domingo
ENE
23
Lunes 23 de enero
Memoria de los pobres
ENE
24
Martes 24 de enero
Memoria de la Madre del Señor
ENE
25
Miércoles 25 de enero
Memoria de los apóstoles
ENE
26
Jueves 26 de enero
Memoria de la Iglesia
ENE
27
Viernes 27 de enero
Memoria de Jesús crucificado
ENE
28
Sábado 28 de enero
Vigilia del domingo
ENE
29
Domingo 29 de enero
Liturgia del domingo