Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Juan 15,1-8

«Yo soy la vid verdadera,
y mi Padre es el viñador. Todo sarmiento que en mí no da fruto,
lo corta,
y todo el que da fruto,
lo limpia,
para que dé más fruto. Vosotros estáis ya limpios
gracias a la Palabra que os he anunciado. Permaneced en mí, como yo en vosotros.
Lo mismo que el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo,

si no permanece en la vid;
así tampoco vosotros si no permanecéis en mí. Yo soy la vid;
vosotros los sarmientos.
El que permanece en mí y yo en él,
ése da mucho fruto;
porque separados de mí no podéis hacer nada. Si alguno no permanece en mí,
es arrojado fuera, como el sarmiento,
y se seca;
luego los recogen, los echan al fuego
y arden. Si permanecéis en mí,
y mis palabras permanecen en vosotros,
pedid lo que queráis
y lo conseguiréis. La gloria de mi Padre está
en que deis mucho fruto,
y seáis mis discípulos.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Con el evangelio de hoy comienza la segunda parte del discurso de despedida de Jesús a los discípulos. Ha hablado ya de la comunión con los suyos que se realiza a través del amor y el Espíritu Santo. Ahora, con la imagen del Padre como agricultor, del Hijo como la vid y de los discípulos como los sarmientos quiere describir aquella circularidad de amor que une a los discípulos a él y al Padre. En otras ocasiones, en las Escrituras se usa la imagen de la vid (y la viña) para describir la relación entre el Señor y su pueblo. Esta vez, sin embargo, la vid no es el pueblo de Israel sino Jesús mismo. Él es la "vid verdadera" que produce frutos buenos y que da la vida. La comunión entre él y el Padre es la fuente de su vida misma y el origen de su obra. Bajó del cielo a la tierra para cumplir la voluntad del Padre, y la voluntad del Padre es que Jesús, uniendo a los discípulos consigo mismo, les haga partícipes del mismo amor que Él tiene con el Padre. Comienza su discurso diciendo: "Yo soy la vid; vosotros los sarmientos". Con esta imagen quiere que los discípulos entiendan el tipo de vínculo que establece con ellos: la relación es tan estrecha como para formar una sola unidad con él. En efecto, el sarmiento vive y da fruto sólo si permanece unido a la vid; si se separara, se secaría y moriría. Por tanto, mantenerse unidos a la vid es esencial para las sarmientos. Por esto Jesús continúa: "El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto; porque separados de mí no podéis hacer nada". No hay otro camino para el discípulo fuera de la comunión firme con el Maestro y el modo de preservar la comunión lo explica el propio Jesús cuando dice: "Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queráis y lo conseguiréis”. Al término "permanecer", utilizado once veces en el pasaje del Evangelio que hemos escuchado hoy, lo sigue la expresión "dar fruto" que se utiliza en ocho ocasiones. Dar fruto es propio de los discípulos que escuchan la Palabra de Dios con el corazón atento, y esta es la manera de dar gloria a Dios, como Jesús mismo señala: "La gloria de mi Padre está en que deis mucho fruto, y seáis mis discípulos". El discípulo no es tanto aquel que acepta una doctrina, como quien permanece unido con amor a Jesús, precisamente como el sarmiento a la vid.


21/05/2014
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
ENE
15
Domingo 15 de enero
Liturgia del domingo
ENE
16
Lunes 16 de enero
Oración por la Paz
ENE
17
Martes 17 de enero
Memoria de la Madre del Señor
ENE
18
Miércoles 18 de enero
Memoria de los santos y de los profetas
ENE
19
Jueves 19 de enero
Memoria de la Iglesia
ENE
20
Viernes 20 de enero
Memoria de Jesús crucificado
ENE
21
Sábado 21 de enero
Vigilia del domingo
ENE
22
Domingo 22 de enero
Liturgia del domingo